ESPANYOL

El saludo del rey que enderezó el destino del Espanyol

Con esa expresión, que los jugadores inculcaron a Nico Melamed para que cabeceara hacia abajo, se gestó el gol en Anduva que supuso el clic hacia el ascenso.

0
Nico Melamed, jugador del Espanyol.
Angel Martinez Getty Images

Autoexigencia, disfrutar y ganar”. Con tres palabras ‘mágicas’ culminó David López su arenga como capitán previa al Espanyol-Logroñés de esta pasada temporada. Así lo muestra el tercer capítulo de ‘RCDE Inside’, la serie documental de Esport3. Venía el equipo de encadenar tres empates y había abandonado la zona de ascenso directo. El resto es historia, como también lo fue el gol de Nico Melamed que, la jornada anterior en Anduva ante el Mirandés (2-2) significó el punto de inflexión entre un Espanyol estancado y el vendaval que lo condujo a certificar su retorno a Primera con cuatro jornadas aún por delante.

Destaca su protagonista que, pese al bache por el que atravesaba el equipo, se decían “tenemos que quedar primeros, ni hacer playoff ni nada, sino devolver el Espanyol a donde se merece”. “Y de tanto hablarlo, coincidió que en Anduva metí gol y el equipo fue para arriba”. Explica Melamed por qué su cabezazo, el 2-2 en el minuto 95, fue tan certero, más allá de su baja estatura: “Recuerdo que un par de semanas antes, contra el Sporting, había tenido una similar, que no había acabado de rematar bien, y mis compañeros me dijeron que hiciera ‘el saludo del rey’, que rematara hacia abajo. Así que esa tenía que ir para dentro”, asume. Y rubrica: “Fue el primero y me va a costar repetirlo, aunque ojalá meta 30 más”.

Para el consejero delegado, José María Durán, “la rabia que tuvieron los jugadores, que atacaron como no les habíamos visto nunca y que acabó con el gol de Nico en el minuto noventa y pico, fue el clic, el detonante”. Puntualiza Leandro Cabrera, asistente de aquel tanto: “Nos fuimos dolidos incluso porque el empate nos sabía a poco, pero fueron cinco minutos finales que nos levantaron el ánimo”. Y ensalza Diego López que “es muy importante haber vivido esos momentos de dificultad, porque en el futuro nos servirán para ser un grupo mucho más fuerte”.

El tercer capítulo de ‘RCDE Inside’ también repasa los anteriores ascensos del Espanyol, al hilo de que Vicente Moreno pidió esta temporada a Tommy N’Kono que les relatara su propia experiencia. Asimismo, aporta la visión de las peñas a través de su presidenta, Araceli Pérez, quien compara el espanyolismo con una ópera de Wagner, “un sentimiento dramático, intenso, pero al acabar los aplausos son geniales”.

Y, primero a través del testimonio de Carles Casanova y de las imágenes de la residencia que lleva el nombre de su padre, el añorado Josep Manel Casanova, y después con la canción ‘Father to son’, de Queen, acompañando imágenes de esa herencia gracias a la cual el club ha sobrepasado los 120 años de existencia, alcanza la serie uno de sus clímax de emotividad.