ATLÉTICO DE MADRID

Los motivos de Simeone para pedir el fichaje de De Paul

El argentino está cerca de convertirse en nuevo jugador del Atlético. Se ha instaurado como un gran centrocampista en Italia con llegada, visión, liderazgo, balón parado...

0

El Atlético ha cercado el fichaje de Rodrigo de Paul, a falta de concretar el acuerdo económico con el Udinese para oficializar la llegada del centrocampista argentino. Un futbolista que ya pasó por LaLiga, pero que no tiene nada que ver con aquel que se vio en el Valencia (entre verano de 2014 y enero de 2016) y que es deseo expreso de Simeone para reforzar su centro del campo.

Concentrado con su selección mientras disputa la Copa América, De Paul lleva cinco años brillantes en el Udinese, y esta temporada se ha confirmado como uno de los grandes jugadores de la Serie A. Acabó el curso con nueve goles y diez asistencias (más una en copa) pese a que ha ido retrasando su posición y teniendo cada vez más trascendencia y obligaciones en la sala de máquinas. En plena madurez, a sus 27 años ha ido añadiendo a su estilo de juego trabajo, ida y vuelta, recuperación y liderazgo, lo que ha provocado que el Cholo le quiera en su equipo y que el Atlético esté cerca de pagar unos 35 millones por su incorporación (su valor en Transfermarkt es de 38).

Si en su etapa en el Valencia aparecía como un jugador plenamente ofensivo, con la capacidad de actuar en banda o desde la mediapunta, ha ido retrasando su posición hacia el medio, acostumbrado a jugar con un pivote por detrás y con mucha responsabilidad en la distribución de juego. Pensando en este Atlético campeón de Liga, De Paul encajaría a la perfección en la posición explotada este curso por Marcos Llorente, con un futbolista por detrás como Koke y con la capacidad para desplegarse y pisar muchas veces el área rival, donde se ha destapado como todo un maestro. Una posición también habitual en Saúl, que podría ser quien abandonase el club para hacerle hueco. E incluso podría llegar a actuar tirado a banda como hacía antaño en caso de que Simeone busque cerrar un partido reforzando su centro del campo. De Paul también ha evolucionado mucho en el apartado físico.

Hay que tener en cuenta que entre sus cualidades sigue habiendo influencia de aquel regateador de sus inicios, ya que es capaz de romper en muchas ocasiones las líneas del centro del campo a través de la conducción y la potencia en carrera. Un apartado importante para Simeone será a buen seguro la habilidad de Rodrigo de Paul en el balón parado, como encargado de lanzar córners y faltas laterales con mucho nivel. Tampoco le tiembla el pulso a la hora de buscar la portería de falta directa o asumiendo galones para lanzar penaltis.

De Paul esta temporada con Udinese.

Y otro aspecto fundamental en su juego es el carácter y liderazgo que ha ido ganando con los años. Cinco temporadas en el Udinese que le sirvieron para portar el brazalete de capitán y ser uno de los jugadores con más calado y fuerza también en el vestuario de Argentina. Con pasaporte italiano, no ocupa plaza de extracomunitario y ha mejorado muchísimo en el aspecto defensivo, muy involucrado también en la recuperación de balón. El propio De Paul se mostraba muy orgulloso de su evolución colectiva.

“La gente habla de goles y asistencias, pero el otro día estaba buscando estadísticas sobre recuperaciones de balón. Estoy casi triplicado el primer año: eran 150, ahora son más de 400. Lo que no tenía entonces, ahora lo tengo. El día que deje de jugar para Argentina será porque alguien es mejor, no porque yo no trabaje. Me gusta más dar pases que anotar y hay momentos para tirarse al suelo a robar. No tengo ningún problema en hacer eso, ni quiero estar en las portadas", explicaba el propio De Paul recientemente en una entrevista donde también afirmó sobre su futuro que "he sido muy sincero y claro con los que debía ser sincero y claro. Les he dicho a ellos lo que pienso y lo que quiero”.

En esas últimas palabras se desliza también la implicación personal para que la operación llegue a buen puerto. En Italia informaron de una conversación entre el futbolista y Simeone y tras esta, De Paul salió convencido de su deseo por jugar en el Atlético. Es el club en el que quiere recalar y ni la intentona del Milan ni del resto de equipos interesados en sus servicios, que son muchos tras su gran temporada, ha cambiado su plan de vestir la camiseta rojiblanca cuando finalice la Copa América.

De Paul quiere jugar en el Atlético, Simeone le quiere en su plantilla y el club trabaja para completar la disposición económica que le permita llevar a cabo la operación. Un futbolista en el mejor momento de su carrera y que continuaría la política rojiblanca para este curso, reforzarse poco, pero apuntalando puestos con futbolistas del gusto del Cholo y que puedan aumentar aún más la competencia interna.