REAL MADRID

Brahim sólo contempla dos opciones este verano

Tiene hueco en la plantilla, el Madrid le dejará decidir y él lo hará tras hablar con Ancelotti. Si se marcha, quiere que sea nuevamente cedido al Milan.

Madrid

Brahim Díaz tiene claro su futuro: la próxima temporada jugará en el Real Madrid o en el Milan. No maneja más opciones. O se queda en la primera plantilla blanca o se marcha otro curso más cedido al equipo rossonero, que ha pedido alargar el préstamo después del buen resultado que dio en la primera campaña.

En las últimas semanas son muchos los equipos que han llamado a su puerta para conseguir su cesión o incluso un traspaso, pero por el momento Brahim ha descartado todas las opciones. Su prioridad es jugar en el Real Madrid, ese es su objetivo y su sueño, y en caso de no tener sitio en la plantilla blanca quiere repetir en Milán.

Todo dependerá de dos factores: una charla con Ancelotti y las salidas que haya en el club este verano. El Madrid le ha comunicado al jugador que creen mucho en su proyección y que por eso va a ser él quien decida su futuro. Si quiere quedarse, tiene hueco. Si prefiere salir para seguir sumando minutos, lo respetarán.

El factor fundamental en su decisión va a ser esa charla que tiene pendiente con Ancelotti y que todavía no se ha producido por los compromisos del mediapunta con la Selección (el martes debutó con golazo en la Absoluta). Aparte de lo que le diga el técnico italiano, las salidas este verano también tendrán mucho peso. El Madrid busca sitio a jugadores que le tapan el sitio a Brahim como Isco o Bale.

Lo que de ninguna forma quiere el malagueño es repetir el rol que tuvo durante su temporada y media en el Real Madrid. Entonces el argumento era que apenas había tenido horas de vuelo en el fútbol profesional, pero ahora sus 39 partidos, siete goles y cuatro asistencias en el Milan desmontan esa teoría. Ha demostrado que está más que preparado para rendir en el máximo nivel, por lo que si se queda en el Madrid es para ser importante. Obviamente entiende que cada minuto de blanco hay que ganárselo, pero sólo se quedará si se ve en igualdad de condiciones con el resto para competir por un puesto en el once. No quiere ser un joven esperando minutos.

En caso de que su decisión sea seguir cogiendo experiencia fuera, sólo contempla el Milan a día de hoy. Le ilusiona mucho el proyecto, porque van a jugar Champions y siente que el equipo está preparado incluso para luchar por la Serie A. Además, ya ha hecho lo más complicado, la adaptación a otro fútbol. Está cómodo en la ciudad, ha encajado en el vestuario y Stefano Pioli, el entrenador, tiene plena confianza en él. Es el sitio ideal para sumar minutos en caso de que vea que no los va a tener en el Bernabéu.

Si sale, el Madrid tiene clara la fórmula: cesión sin opción de compra. El Milan insiste en incluir una cláusula que le permita quedárselo en propiedad, pero tanto Brahim como el club blanco quieren repetir lo de esta temporada. En las oficinas blancas creen que tiene potencial para ser un jugador muy importante y en ningún caso se van a desprender de él.