SELECCIÓN

Salud Pública se inhibe y pasa la patata caliente de la vacunación de España al Gobierno

La Comisión de Salud Pública ha evitado pronunciarse sobre la vacunación de los jugadores de la selección española de fútbol. Deberá ser el Gobierno el que tome la responsabilidad para que Sanidad lo autorice.

Salud Pública se inhibe y pasa la patata caliente de la vacunación de España al Gobierno
Pablo García RFEF

La Comisión de Salud Pública ha evitado pronunciarse sobre la vacunación de los jugadores de la Selección y deja la 'patata caliente' al Gobierno, que deberá autorizar, vía ministerio de Sanidad, para que los futbolistas sean inmunzados. La decisión ha causado estupor en la propia Federación (RFEF), que esperaba que todos los jugadores recibieran el suero este miércoles, a menos de una semana del debut de España en La Cartuja.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, dijo este martes en Las Rozas que llevaba "dos meses de conversaciones" con el Gobierno para pedir la vacunación de la Selección. Poco después intervino el presidente del CSD, Franco, quien aseguró que "la lista de Luis Enrique fue el 24 de mayo, y lógicamente hasta conocer los nombres no se podía vacunar  a nadie". Zanjó la polémica el ministro de Deportes, Rodríguez-Uribes, quien aseguró que dos días antes del positivo de Busquets, el 4 de junio, envió una carta a Carolina Darias, ministra de Sanidad, para que vacunara a la Selección. El día fijado era mañana, pero ahora la Comisión de Salud Pública deja de nuevo la pelota en el tejado de Uribes.

Según el ministro, "vacunaremos a los jugadores de la Selección porque nos representan la semana que viene en una competición de máximo nivel. No vacunanos futbolistas, vacunamos un equipo nacional", señaló. Además, el ministro añadió que "el país entiende que tienen que ir con las máximas garantías. No tiene que ver con saltarse nada. Es la excepción a la norma general. La ministra Darias me dijo que lo pasara por escrito para llevarlo a la comisión de Salud Pública y le mandé una carta". Esa Comisión es la que ahora se ha puesto de perfil. Fuentes de la RFEF dicen estar "entre sorprendidos y preocupados" por los últimos acontecimientos, mientras los jugadores esperan ser inoculados con una vacuna que, en todo caso y si es monodosis, tardaría dos o tres semanas en ser efectiva, es decir ya metidos de lleno en el Campeonato de Europa. Bélgica, Italia o Francia no han tenido el mismo problema porque sus respectivos gobiernos autorizaron la vacunación con anticipación, como hizo el nuestro con todos los olímpicos españoles que irán a los Juegos este verano.

La vacunación de la Selección de Fútbol de España levantó numerosas críticas, entre ellas las de los enfermos crónicos o la de Podemos, la formación socia del Gobierno. La polémica no queda resuelta, antes va en aumento, tras la decisión de la Comisión de Salud Pública.