VILLARREAL

La difícil decisión de Lara Mata

La capitana del equipo femenino del Villarreal ha logrado el ascenso y ha aprobado el MIR, pero sólo podrá hacer una cosa.

La difícil decisión de Lara Mata
VILLARREAL CF

Lara Mata es jugadora y capitana del Villarreal Femenino, con el que ha logrado esta temporada el ansiado ascenso a la Primera Iberdrola. La defensa central del equipo amarillo ha vivido uno de los años más intensos de su vida, ya que ha tenido que tomar una de esas decisiones que te marcan para siempre. Y es que Lara es estudiante de medicina y este año ha afrontado el temido examen del MIR (Médico Interno Residente), con el que optaba a su residencia.

Lara reconoce que ha sido "un año complicado en el que los días se centraban en estudiar para preparar el examen, y en entrenar y jugar, en nada más". La defensa asegura que “pensaba en el examen y en el posible ascenso de categoría como dos objetivos, y valoraba la opción de poder alcanzar solo uno de ellos como un gran logro, pero no pensaba que pasaría si se daban los dos”.

Y es que tras un año de tanto estudio y de esfuerzo en el campo, en el que explicaba que “dormir menos de seis horas, desayunar y comer con vídeos y libros. Comenzar el día a las seis de la mañana con un libro y acabar cenando a las once para seguir leyendo”. A lo que añadía en lo deportivo que “temporada ilusionante, mucho trabajo en cada entreno y cada partido, crear una familia, y escuchar mil veces que era imposible compaginar las dos cosas”.

Lara se examinó en marzo para el MIR y se jugó el ascenso en el mes de abril, logrando el ascenso a primera y la plaza 4148. Un doble logro que le generaba un dilema y una difícil decisión, ya que no le es posible compaginar ambas. Así, Lara debía decidir “entre la vocación y el futuro de una vida, o entre la pasión y lo que más feliz me hace, que es el fútbol”, una decisión que reconoce es “muy dura y te enfrenta a todo y a todos”. Pero tras meditarlo ha elegido “seguir un par de años jugando en el Villarreal, seguir disfrutando de lo que más me hace feliz, de mi gran pasión”, y por contra “renunciar a la plaza, seguir estudiando y hacer el examen otra vez”.

Lara lamenta que no se pueda compaginar y perder una plaza que le ha costado tanto, pero explica que “los que me conocen me dicen que sabían que apostaría por el fútbol, y han acertado, pero no ha estado tan claro como creen”, reconocía. Añadiendo que “sé que mucha gente no lo entenderá, pero no podía dejar el fútbol ahora, con lo que sé que por un lado disfrutaré de ello, pero por otro me tocará volver a esforzarme mucho para poder ser médico”, sentenciaba.