SELECCIÓN

UEFA aísla a España y exige PCR- o vacuna en Sevilla

El periodo de aislamiento excede la fecha del partido. El protocolo sanitario alcanza a todos los que quieran entrar a La Cartuja, público y jugadores: deberán estar vacunados o presentar PCR negativa.

El protocolo de la UEFA exige un test negativo de COVID o una prueba de estar vacunado contra el coronavirus para todo el que quiera acceder al estadio de La Cartuja, sea público o jugadores. Tras el positivo de Busquets, la Selección debe guardar diez días de cuarentena, tiempo que excede lo que falta para el primer partido y el rival, Suecia, exige que nuestros jugadores completen el tiempo de aíslamiento para evitar posibles contagios. La UEFA hará "lo que haya que hacer" para evitar que se extienda el brote por la Eurocopa.

España está encerrada en Las Rozas y no le llega la camisa al cuello porque el tiempo de incubación del virus es indeterminado, pero oscila entre los dos y los siete días. Al saltar el positivo de Busquets este domingo, pueden darse nuevos casos hasta el próximo, justo la víspera del partido contra Suecia.

La UEFA tampoco permitirá que Luis Enrique pueda ampliar la lista de 24 jugadores a 26, como han hecho el resto de selecciones. El técnico asturiano decidió llevar a dos futbolistas menos que el resto de los equipos para no tener que dejar a tres en la grada en cada encuentro, pero con ello asumía el riesgo de quedarse en inferioridad ante un brote de coronavirus. Sí podrá sustituir a Busquets por esta causa, pero no podrá ampliar el número de convocados a 26.

Los miembros del equipo español, medio centenar de personas, pasarán hoy nuevos controles PCR, una práctica que será práticamente diaria hasta que comience su participación en la Eurocopa y también durante el torneo. La UEFA exigirá que todos los futbolistas tengan PCR negativo antes de cada partido o desplazamiento. Si el contagio de Busquets se queda ahí no habrá problema, pero si se extiende de forma descontrolada España corre el riesgo quedar excluída de la competición. En la Federación están indignados con la ministra de Sanidad, Carolina Darias, por no haber atendido sus reclamaciones para que los futbolistas de la Absoluta fueran vacunados, como se hizo con los del equipo olímpico.