ESPAÑA 0 - PORTUGAL 0 | ANÁLISIS TÁCTICO

Luis Enrique tiró de la estructura de inicio de juego de Guardiola

Durante 16 minutos, la Selección inició el juego con Eric Garcia, Laporte y Rodri y eso, sumado a la aportación de Koke, mejoró mucho al equipo.

Rodrigo da un pase en el partidos disputado ayer entre España y Portugal.
Pablo García/RFEF

Bloque. España se mostró ante Portugal como un bloque, como un equipo que sabe a lo que juega, en el que sus jugadores cada vez dominan más el modelo de juego de Luis Enrique impone en la Selección. Falta mejorar aspectos como la velocidad en el juego, porque en la primera mitad estuvieron espesos, así como la aportación de los interiores, que no fue la que demanda el sistema, tanto en inicio de juego como en las evoluciones y las transiciones.

Debilidad. Todos los rivales intentan neutralizar a Busquets y cortocircuitar por ahí el fútbol de posesión de España. Y Portugal lo consiguió en el inicio del partido porque iban a pares a cerrar al medio centro y los interiores de España. La estructura de salida de balón mejoró cuando el equipo tuvo la estructura de salida del Manchester City entre el minuto 62 y el 78, con Eric Garcia, Laporte y Rodri. Esos fueron los mejores minutos de España porque se sumó también la versatilidad de Koke y la solución de Pedri para progresar en el juego. Mucho mejor jugar con un central diestro y un central zurdo, que con dos centrales zurdos. La estructura de tres de inicio de juego de Guardiola le funcionó mejor.

Ataque posicional. Ferran y Sarabia aportaron al equipo lo que les demanda el míster: esperar en su zona a que les llegue el balón y en la espera contribuyen a dar amplitud, para acumular en la otra banda y, girando el juego, acabar entrando por la otra explotando el espacio creado. Y Morata hizo también su función para conseguir llegar, pero le faltó determinación en los últimos metros.

Portería. El sistema de Luis Enrique inicia la superioridad a partid del portero. Unai Simón hizo bien esta función y su error fue que no cogió un balón con la mano con todo a favor. Falta determinación en área propia y en área rival. En el área contraria es más fácil solucionar porque si se crean ocasiones al final llegan los goles y Gerard Moreno, Morata, Dani Olmo, Ferran y Sarabia llegarán al gol. Mandar en área propia depende del portero y Unai Simón ha empezado a dudar desde que se alzó con la titularidad de la Selección. De Gea sería una solución lógica porque tiene entidad para ser titular. Y Robert Sánchez aporta mayor poderío y valentía en el juego aéreo y juego con los pies revolucionario.

Mejoras. España debe mejorar en tenencia de pelota, debe ser más profunda y conseguir mayor fluidez cuando llega al área y ser más determinante, tener más finura en la definición. No tuvo problemas en lanzar en largo para buscar la espalda de la defensa portuguesa y ese es un recurso que puede funcionar, como el tiro desde fuera del área. España fue superior a Portugal, actual campeona, y mereció la victoria. El equipo cada vez se parece más a lo que quiere Luis Enrique, aunque lo de los dos centrales zurdos no es algo natural y lo de Marcos Llorente de lateral, aunque rindió a tope en fase ofensiva en la segunda parte, sigue sin parecer una buena idea.