REAL MADRID

Cristiano dio la cara para defender a ‘Carletto’

El portugués estuvo especialmente activo para defenser al italiano cuando fue despedido en su primera etapa en el Real Madrid.

Los móviles de los jugadores del Madrid echaron humo en la tarde de ayer. Pero humo de fumata blanca, de satisfacción, de felicidad. Al conocer los jugadores que Ancelotti era el sustituto de Zidane, una sensación de alivio se apoderó de todos ellos. A Antonio Conte no lo querían ver ni en pintura, conocedores de cómo salió de los vestuarios del Chelsea y del propio Inter, broma escenificada del combate de boxeo con Lautaro incluida.

Con Ancelotti estaban en 2015 los Carvajal, Nacho, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Isco, Benzema, Bale... En los vestuarios hay códigos intocables y Carletto siempre los respetó. Pero ojo, eso no es mano frágil como se le ha achacado para hacerle de menos. “Con esta mano blanda he ganado tres Copas de Europa”, explicó en cierta ocasión para quitarse esa etiqueta despectiva de encima.

En el Madrid supo involucrar al grupo desde que llegó en el verano de 2013, sustituyendo nada menos que a Mourinho, que había dejado tierra quemada con sus broncas permanentes con los pesos pesados: Casillas, Ramos, Pepe, Cristiano... Empezó ganándose a las llamadas vacas sagradas y siguió con los jóvenes. Así fue como fueron creyendo con ambición en esa conquista de la Décima, que se resistía desde hacía 12 años.

Ese éxito le entronizó para siempre entre la afición madridista, como se demostró ayer en la encuesta de As.com, donde sobre casi 70.000 votos registrados el 71% apoya la apuesta del club. La gente recuerda aquel 3-1 al Barça en un Clásico liguero del Bernabéu donde la comunión con la grada fue única. Sin olvidar ese 0-4 al Bayern de Guardiola en el Allianz. O el gran triunfo en Mestalla en la final de Copa ante el Barça de Messi y Neymar, pese a estar Cristiano lesionado en la grada. Aquella carrera de Bale con Bartra, con Ancelotti apretando sus puños en la banda... Con Carletto todo era buen rollo. Por eso, cuando en junio de 2015 decidió Florentino destituirlo hubo mucho pesar y pocas alabanzas a la decisión tomada. No se había ganado en Liga (dos arbitrajes infames de Undiano Mallenco le pasaron factura en la cuenta final) y no se pasó a la final de Berlín en Champions con el Barça por un gol de Morata con la Juve en la semifinal jugada en el Bernabéu. Estuvo muy cerca de un doblete que habría sido histórico.

De hecho, en la última jornada de Liga el equipo se despide con una goleada brutal al Getafe (7-3). Fue el último partido de Iker con los blancos. Al finalizar el mismo, Cristiano, que llevaba cuatro meses sin hablar por las duras críticas por su famoso cumpleaños tras el 4-0 del Calderón, rompió su silencio poniendo un tuit con una foto junto a Carletto, al que garraba cariñosamente del hombro. “Gran entrenador e increíble persona. Espero continuar trabajando contigo la próxima temporada”. A las 48 horas, Florentino rescindió al italiano y trajo a Rafa Benítez. No tardó mucho en arrepentirse...