ESPANYOL

De Tomás: "El año próximo si Dios quiere estaré en el Espanyol"

El delantero admite que quiere ser el ‘pichichi’ de Segunda antes de zanjar “un curso muy duro”, y ve una plantilla que “ha mejorado mucho desde el año pasado”.

0
Raúl de Tomás, jugador del Espanyol.
Carlos Mira RCDE

“Sí, obviamente, claro”. Se encoge de hombros Raúl de Tomás y responde rápidamente, directo, casi como si no existiera otra respuesta posible a la pregunta de si continuará en el Espanyol la próxima temporada. Y abunda: “Tengo contrato aquí, estoy muy contento de estar, he conseguido el objetivo de estar en Primera. Y el año que viene, si Dios quiere, estaré en el Espanyol, claro que sí”, sentencia. Es cierto que su vinculación profesional con el club perico vence en 2026, pero no deja de ser noticiable que, a las puertas de un mercado en que su nombre sonará con total seguridad, zanje su futuro... Si el mercado y el club no lo desmienten.

Así lo manifestaba el delantero este jueves, en una comparecencia telemática desde el RCDE Stadium a tres días de bajar el telón de la temporada en Segunda. De una experiencia que De Tomás no contemplaba cuando, en enero de 2020, fichó por el Espanyol “para hacer historia”. “Lo dije y las cosas no salieron como yo quería”, reconoce. “Pero sabía lo que tenía que conseguir si me quedaba. Tenía una espina clavada, vine con la intención de salvar al equipo, pero después de la cuarentena tan larga que vivimos no estuve a la altura de lo que tenía pensado hacer en este club y eso repercutió para que el equipo bajara”, afirma. Y desvela: “Una de las cosas por las que me he quedado este año es por sacarme esta espina, esa mala sensación de no haber dado el máximo y de haber caído”.

No ha sido este curso un camino de rosas para nadie en el Espanyol. Tampoco para el canterano del Real Madrid, quien recalca que “los resultados han ido acompañando y parece que todo ha sido fácil, pero ha sido bastante duro y creo que hemos aprendido mucho después de haber caído. Sacamos una lección positiva de todo esto, porque desde el primer minuto nos concienciamos en que teníamos que sacar esto adelante”. Una idea que reitera, ya con vistas a la planificación de la próxima temporada: “En general, ha sido un año muy duro pero todos hemos salido beneficiados. Hemos conseguido lo que queríamos y el equipo ha mejorado muchísimo desde el año pasado, eso hay que plasmarlo para preparar la próxima temporada”.

Tan complicado, no en vano, ha sido la temporada que por culpa de la COVID-19, que contrajo esa misma semana, se perdió De Tomás la consecución del ascenso a Primera, en La Romareda. Y admite que le fastidió, aunque lo pudo remontar. “Las primeras horas se pasa peor, al asimilar que no vas a estar con tu equipo. Más allá de la celebración, yo pensaba en no poder jugar el partido contra el Zaragoza”, matiza. Y explica: “Pero poco a poco lo fui asimilando, y gracias a cómo el club lo gestionó todo, me sentí muy involucrado en la celebración, a distancia. También se lo agradezco a la afición, que se acordó de mí, y a mis compañeros. Fue un día muy emotivo”, culmina.

Aunque no le gusta hablar del futuro, sí se refiere el goleador al Alcorcón-Espanyol de este domingo, en que está en juego el campeonato. Y advierte: “Somos ganadores, todos queremos conseguir el título, para eso estamos aquí. La gente también tiene que saber cuál era el objetivo principal, lucharemos por el título pero no olvidemos lo que hemos conseguido, que era estar el próximo año en Primera División”.

"La gente también tiene que saber cuál era el objetivo principal, lucharemos por el título pero no olvidemos lo que hemos conseguido"

Relativiza ciertamente De Tomás la trascendencia de acabar primeros, pero no por ello su motivación es menor. Todo lo contrario. Se jugará ser el máximo realizador de la temporada en LaLiga Smartbank, distinción que ahora mismo ostenta con 23 dianas, una más que Uros Djurdjevic, del Sporting de Gijón. “El sueño tampoco me lo quita, pero es algo que quiero conseguir”, admite. Y argumenta, finalmente: “Soy un ganador, e igual que quiero lograr cosas colectivas, también títulos individuales. Voy a Alcorcón con el objetivo de que el equipo quede campeón, pero si me centro en mi objetivo individual también voy a ayudar en lo colectivo. Van de la mano”.