REAL MADRID

Arranca el pulso por Mbappé

El crack ha sembrado ante Al Khelaifi la coartada para poder irse al Real Madrid y se ha dado de plazo hasta el 1 de agosto para decidir en firme. Salir o agotar su contrato...

0

Mbappé contra un club-Estado. Una vez terminada la Ligue1 con sonoro fracaso y en pleno impasse hasta la Eurocopa, el astro francés y Nasser Al Khelaifi (presidente del PSG) empiezan a mostrarse las cartas. La partida para Mbappé terminará en salida este verano al Real Madrid, como confía el club blanco, o cumpliendo el año que le queda de contrato en París, pero la primera piedra está puesta. “Lo que quiero es sentir que estoy en un lugar donde realmente puedo ganar, que hay un proyecto sólido a mi alrededor. El proyecto deportivo es primordial”. Lo avanzó Mbappé el pasado domingo tras ser galardonado como el mejor futbolista de la Liga francesa. La coartada está sembrada.

Contratar estrellas no se logra en un abrir y cerrar de ojos y Mbappé lo sabe. Gana tiempo para cocinar su traspaso al Madrid mientras ve cómo reacciona el PSG. Si no hay fichajes (Messi, Ramos...) a la vista el argumento en público y en privado para forzar un cambio de aires estará justificado: “No hay proyecto más allá de Neymar”.

Mbappé imprime fuerza a su pulso como hizo en 2019. No es casualidad. El 19 de mayo de aquel año, mientras recibía el mismo premio que este pasado domingo, su discurso fue casi calcado: “Seré feliz aquí en París o en otro proyecto”. Hace dos años aquella declaración desató el pánico en el PSG e inició este proceso en el que le han hecho, hasta ahora, dos propuestas de renovación multiplicándole el sueldo. En ambas pincharon en hueso porque Mbappé no ha querido nunca cerrarse la posibilidad de llegar al nuevo Bernabéu.

Al Khelaifi, presidente del PSG, y Mbappé, pulso por el futuro del crack.

Esta vez el club parisino ha puesto cara de póker. “Mbappé es y seguirá siendo jugador del PSG. No me inquieta en absoluto su futuro”, aseguró Al Khelaifi horas después del mensaje de Mbappé sobre el proyecto, ese término que está siendo un actor más en el pulso entre futbolista y su todavía club. Es más, el presidente del PSG respondió intentando atajar ese relato: “Somos un proyecto ambicioso actualmente y lo seremos en verano financieramente”.

Límite, 1 de agosto

La fecha del 1 de agosto asoma como barrera definitiva. Entonces se disputará la Supercopa de Francia y si la juega con el PSG es porque va a completar la temporada, haya renovación o no. La gran estrella francesa no quiere brechas por las que se pueda colar la crítica pública. Primero no entorpecerá el transitar de Francia en la Eurocopa (y quizá los Juegos de Tokio) con el culebrón en torno a su futuro y tampoco el inicio de la competición oficial del PSG sobre todo habiendo un título oficial en juego. A la vuelta de las vacaciones se incorporará, o eso pretende, al equipo en el que va a jugar la próxima temporada.

Para entonces habrá podido comprobar si las promesas de Al Khelaifi y Leonardo de seguir rearmando un proyecto deportivo que nunca termina de cuajar en la Champions y que este año se ha dado un castañazo en la Ligue1, son ciertas.

Un tira y afloja que será largo y en el que como informó este periódico, no cuenta en negativo la variable de Zidane. Si el marsellés sigue, mejor para Mbappé, pero el interés de la joven superestrella por el Madrid trasciende a quien esté ocupando el banquillo blanco. Sabe que en Madrid no estará solo. Conoce a Mendy, hay dos franco-parlantes más (Hazard y Courtois) y tendrá al lado a Benzema, el cicerone perfecto para explicarle los entresijos de la entidad blanca.

Ilusionado... con Benzema

El montaje con Photoshop que subió Mbappé chocando manos con Karim nada más conocerse la vuelta del delantero madridista a Les Bleus ha sabido a gloria en el club blanco. Por el guiño en clave Real Madrid y porque denota ilusión por estar al lado de un futbolista con el que nunca ha jugado. No hay celos en cuanto a popularidad (hasta el año pasado, Karim era la personalidad más seguida de Francia en redes sociales pero ahora lo es Kylian) ni tampoco fue un artificio de tipo publicitario, porque ni siquiera comparten patrocinador deportivo.

Tiempo tendrán los dos, en todo caso, para hacerse confidencias en Clairefontaine durante la concentración francesa y después en la Euro. Será un cambio de chip para Mbappé. Disputó el pasado fin de semana ante el Brest el que pudo ser su último partido con el PSG (ha cerrado la temporada con 42 goles) en un año muy frustrante para él y lo hace para empezar otro tipo de partido diferente, ahora por su futuro y con Al Khelaifi y el PSG enfrente.