LLAGOSTERA - HÉRCULES

La vida pasa por Llagostera

El Hércules necesita ganar para estar la próxima temporada en Primera RFEF. El conjunto catalán no ha perdido en su estadio.

La vida pasa por Llagostera
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Una final. 90 minutos entre el cielo y el infierno. Una cita clave, como lo fue la de Ponferrada o Cádiz. No hay un ascenso como gran premio, pero sí una salvación con aroma a ascenso. Eso es lo que se juega el Hércules esta mañana en Llagostera (12:00 horas, À Punt). Después de estar sumido en una montaña rusa durante toda la temporada, hoy llega el desenlace final para el conjunto de Manolo Díaz.

Al Hércules sólo le vale un resultado: ganar. El cuadro alicantino viene de salvar el primer match ball ante el Lleida, pero necesita los tres puntos para estar el próximo curso en la Primera RFEF. Sus cuentas están claras. El destino ha querido que el Hércules se juegue la cabeza en un campo inexpugnable.

El Llagostera no ha perdido en todo el curso en su estadio. El cuadro de Alsina es un muro en su campo, donde conoce a la perfección cada centímetro del terreno de juego, pequeño y de hierba sintética. El Hércules quiere hacer añicos la estadística de un Llagostera que parte con algo de ventaja porque el empate le vale para estar en Primera.

Manolo Díaz, pese al cansancio, tocará lo justo el once. La duda está en saber cómo se levantan Raúl Ruiz y Moisés, ambos con problemas ante el Lleida. Lo normal es que fuercen, aunque Tano apunta al once. Abde, Manu Garrido y Pedro son la esperanza ofensiva de un Hércules que ha viajado al completo a Llagostera, donde se conjuró para salir vivo de una final, la enésima para escapar del infierno.