TERCERA DIVISIÓN

El Manresa pone a la Federación y la Catalana frente al espejo

El club del Bages solicita participar en el ascenso a Segunda RFEF, con precedentes en Córdoba B y Numancia B, ante la segura exclusión del Vilafranca.

0
Centre d'Esports Manresa.
CE Manresa

La temporada de transición que se vive entre las actuales Segunda B y Tercera hacia las nuevas Primera (o Segunda B Pro), Segunda y Tercera División RFEF, que entrarán en vigor la próxima campaña, está deparando no solo un sistema de competición solo apto para expertos –como los coeficientes en lugar de puntuación que han entrado en juego, por ejemplo, en algunas liguillas–, sino también situaciones inéditas que deben resolverse sobre la marcha. Tal es el caso que plantea el Centre d’Esports Manresa.

El club catalán, que en teoría quedó descabalgado de la promoción de ascenso a Segunda RFEF con su tercera posición en el grupo 5, subgrupo D, de Tercera, ha solicitado –mediante alegaciones formales ante los comités territoriales y nacionales de la Federación Española y Catalana– que se le readmita para participar en dicho playoff. El enredo se inicia con el Vilafranca, originariamente ascendido, quedará con total probabilidad descartado porque es equipo afiliado de un Lleida que este miércoles ha agotado sus opciones de subir a Primera RFEF tras caer ante el Hércules (3-1), y en consecuencia no pueden coincidir en la misma categoría.

Si el Vilafranca queda excluido, esgrime el Manresa, debería ser su perseguidor en el subgrupo 5C, el Terrassa, el que ascendiera en su lugar directamente a Segunda RFEF. Y, por lo tanto, considera la entidad del Bages que sería para ellos la plaza de promoción de ascenso que actualmente ocupa el propio Terrassa. Argumenta el Manresa que eso mismo es lo que ha sucedido “en los grupos del Numancia B y del Córdoba B, donde estos equipos han dejado su plaza a los siguientes clasificados”.

Tal es la laberíntica tesitura de esta competición, a caballo entre la pandemia y la reestructuración, que el Centre d’Esports Manresa pide a los órganos federativos catalán y español “sentido común y la posibilidad de luchar en los terrenos de juego lo que cree que su plantilla se ha ganado con mucho esfuerzo, jornada a jornada, en la temporada más atípica y difícil”.