REAL MADRID

El Madrid clama por Marvin

La dura entrada a Marvin de Machís alimenta el malestar del club con los arbitrajes. "Su pierna es un poema", dicen con crudeza.

0

Antes de que se cumpliese la media hora de juego del Granada-Madrid, Gil Manzano no sancionó con roja directa una dura acción de Darwin Machís sobre el canterano Marvin. Una entrada por detrás y peligrosa que ni si quiera mereció amarilla para el colegiado extremeño. Iturralde González, especialista arbitral de la SER y AS, sentenció que Cordero Vega, árbitro del VAR, debió instar a Gil Manzano a revisar la jugada: "Es expulsión y el VAR se lo tiene que hacer ver". Sin duda alguna, el reglamento quitó hace mucho tiempo la intencionalidad en las entradas. Ahora se mide imprudente, temeraria o juego brusco. Y esta acción es de juego brusco". Lo cierto es que el canterano tuvo que ser sustituido, lesionado, en el descanso.

Esta acción no hizo más que aumentar el malestar que hay en el seno del Real Madrid con los arbitrajes que está teniendo en este tramo final de la temporada. “La pierna de Marvin es un poema”, resumen desde dentro de la entidad, en la que nadie se explica que el jugador del Granada ni siquiera viera tarjeta amarilla o de que el VAR advirtiera de la situación pues se trataba de una posible expulsión por roja directa. Unas imágenes difundidas por Twitter por El Chiringuito dan idea de la dureza de la entrada y de los efectos que tuvo en la pierna del canterano.

La plantilla del Madrid y el cuerpo técnico empieza a creer que se están dando situaciones demasiado extrañas con los arbitrajes en este tramo final del curso, aunque de cara a la galería se esté intentando guardar las formas en el mensaje transmitido a los medios: "No voy a entrar en las polémicas. Las cosas deben estar claras para todos. El VAR siempre va a ayudar a mejorar el fútbol. Se deben aclarar las jugadas en concreto. ¿Si tiene que sentarse la gente del fútbol para decir 'va a ser así para todos siempre'? Yo creo que sí”, se limitó a decir Zidane sobre el tema cuando aún coleaba el penalti pitado a Militao por mano ante el Sevilla.

Si la acción de Machís ante Marvin no tuvo consecuencias en el resultado (pero sí para el canterano, lesionado hasta el final de campaña con el prejuicio que eso supone también para el Castilla de Raúl), el enfado del Madrid, que echa humo por Marvin, tiene que ver con que ha sido justo después de la polémica mano pitada a Militao ante el Sevilla. En ese caso, sí costó dos puntos al Madrid en la carrera por la Liga, pues ese partido acabó en empate.