INTERNACIONAL

Bale se come a Mbappé, Haaland, Cristiano Ronaldo y Messi

El galés ha acelerado en las últimas semanas y su ratio de gol por minuto en liga solo es superado por Lewandowski y Muriel, superando al resto de cracks.

Gareth Bale ha convertido su temporada de regreso al Tottenham en una carrera de montaña cargada de repechos y valles. Y ahora, sin duda, va lanzado. Su relación con Mourinho sufrió vaivenes y entre muestras de confianza, pérdidas de la misma y algún percance físico no tuvo la continuidad que en un principio se hubiera esperado. Eso sí, sus números poco a poco fueron creciendo tras no lograr ver portería con asiduidad cuando el curso amanecía. Aunque no ha sido hasta la marcha del portugués cuando el de Cardiff ha explotado, recordando de nuevo al Expreso cuyo apelativo le acompaña desde su llegada a la élite del fútbol.

Con Ryan Mason en el banquillo, primero fue un tanto al Southampton que, junto al postrero de Son, valía por una remontada (2-1). Después llegaría el sonoro hat-trick al Sheffield (4-0). En el tercero, contra el Leeds este fin de semana, no logró ver portería y los Spurs lo notaron (3-1 para los de Bielsa), pero este esprín final ha colocado su contador estadístico en 9 goles en la Premier. Los números pueden no parecer excelsos, pero la falta de minutaje (ha jugado 791 minutos en 17 partidos) arrojan una media liguera de un tanto cada 87.9'. Entre todas las competiciones lleva 14. En el Madrid, solo Benzema le supera, pero para anotar sus 21 goles en LaLiga ha necesitado 2.645 minutos. Es decir, uno cada 125.9...

Pero es esa velocidad anotadora en la Premier la que le coloca a la cabeza de las grandes ligas. Y es que, según recoge el portal estadístico BeSoccer, solamente Robert Lewandowski y Luis Muriel han necesitado menos tiempo en sus respectivas ligas que el extremo para ver puerta. 58.5 minutos ha necesitado el polaco el Bayern (39 goles) y 62.8' el colombiano del Atalanta (21). En el estudio, en el que solamente se computan los futbolistas que hayan marcado al menos cinco tantos, Bale aparece justo por delante de Kylian Mbappé (25 goles, uno cada 88.9'), Erling Haaland (25 y uno cada 89.2'), Cristiano Ronaldo (27 y uno cada 97.9') o Leo Messi (29 y uno cada 101.1'). Ibrahimovic, André Silva y Niane completan el top-10.

Minutos necesarios para marcar en las cinco grandes ligas.

En ese listado, curiosamente, tiene por detrás no solo a los dos grandes dominadores del fútbol mundial en los últimos años, sino también a los cracks que opositan a ocupar su trono: Haaland y Mbappé. Curiosamente, la pareja con la que el Madrid sueña completar su vanguardia entre el verano próximo (el francés) y el de 2022 (el noruego). En cierta manera, todos ellos son vasos comunicantes.

En busca de la revalorización

Bale, por su parte, indiscutible para Mason y clave para lograr que el Tottenham compita en Europa el curso venidero, volverá al conjunto blanco, pues no hay que olvidar que la cesión acordada era por un año. De hecho, aunque los Spurs sueñan con ampliar la vinculación actual (acaba contrato con los blancos en 2022), el acuerdo no implicaba extensión alguna, por lo que tendrán que sentarse a negociar todas las partes, como ha dejado claro su agente Jonathan Barnett, en entrevista reciente a la cadena SNTV: "Es una discusión entres las tres partes: nosotros, el Real Madrid y el Tottenham".

Este final de curso, Eurocopa veraniega incluida, se antoja fundamental en lo que a su futuro respecta. Si este año el Tottenham solamente tiene que afrontar la mitad del salario del jugador, ello no implica que un nuevo préstamo llegase de la mano de las mismas condiciones, como ha podido saber este periódico. Además, una posible revalorización ayudaría a sufragar, ya sea por la posible venta como el simple ahorro en la ficha, la compra de Mbappé o Haaland. Sea como fuere, en el Tottenham han dado con la tecla. La misma que Barnett menciona en la entrevista: "Si le das partidos, le muestras confianza (...). Trátale como a Messi o Cristiano. ¿Que no es tan bueno como ellos? Ya lo verás".