ITALIA

Pirlo y Cristiano están sentenciados

La Juve confirmó al técnico hasta el final de esta temporada, pero busca un sustituto para el próximo curso. El exmadridista busca una salida y, sin Champions, el club la forzará.

0

La enésima pesadilla de este absurdo curso de la Juventus dejará secuelas irreparables. El Milan, que llevaba más de 10 años sin ganar en Turín, ayer humilló a una Vecchia Signora que nunca dio ni siquiera la sensación de poder competir, en el que era el partido más importante de la temporada. Los bianconeri, con esta derrota, ya no dependen de sí mismos para clasificarse a la próxima Champions. Antes del encuentro con el Bolonia en la última jornada tendrán que jugar contra el Sassuolo de De Zerbi, que ha ganado en cinco de las últimas seis jornadas (batiendo al Milan y empatando con el Atalanta), y contra el Inter. Aunque ya sea campeón, parece difícil que Conte le haga regalos a su exequipo, sobre todo considerando los insultos que se intercambió en febrero con Agnelli.

El desastre de ayer deja en evidencia a toda la directiva, pero los más señalados son Andrea Pirlo y Cristiano Ronaldo. El despido del Maestro, que ayer descartó dimitir, ya solo es cuestión de tiempo. La entidad italiana, tras una reunión que tuvo lugar esta mañana, le confirmó para estas últimas cuatro jornadas, aunque busca otro nombre de cara al próximo curso. No hay certezas sobre quién le sustituirá: Zidane es el gran sueño, Allegri, Inzaghi y Gattuso las alternativas más asequibles. Ronaldo, por su parte, lleva más de dos meses planeando su adiós. El exmadridista vio con tiempo al apocalipsis que se acercaba y está buscando la salida de un proyecto técnico que ha fracasado estrepitosamente.

El Madrid, su prioridad, le ha cerrado públicamente las puertas, y el PSG volverá a la carga solo si no consigue la llegada de Messi como agente libre. La Juve no iba a forzar su salida, pero lo que ha cambiado con los últimos resultados es que, si el adiós a la Champions se hace oficial, se verá obligada a hacerlo. Planificar una revolución técnica con los 60 millones de euros que cuesta su sueldo y la crisis que hay es imposible. Habrá que buscar una solución, pero Cristiano en eso estará más que de acuerdo. La idea de jugar la Europa League no le hará mucha ilusión.