TENERIFE 0 - ALMERÍA 1

Aprobados y suspensos del Almería: Ramazani se destapa

El ex del Manchester United se echa a los rojiblancos a la espalda y anota el gol que le devuelve a la senda de la victoria seis jornadas después.

0
Aprobados y suspensos del Almería: Ramazani se destapa
JUAN GARCIA CRUZ DIARIO AS

Makaridze. El georgiano no tuvo excesivo trabajo, solventando lo que le llegó, lo más peligroso de las botas de Javi Alonso y Aitor Sanz.

Buñuel. Repitió en el lateral a pesar de que Balliu ya está disponible. Sin los errores defensivos del día del Oviedo, se incorporó al ataque con cabeza.

Maras. Tampoco cometió ningún error grave, el primer paso que se le debe pedir a la defensa en esa solvencia buscada.

Cuenca. A falta de diez minutos para el descanso sacó un balón que pudo significar el 0-1.

Akieme. Fue mucho más incisivo en ataque que hace seis días, siendo el dueño del carril zurdo ya fuese atacando el espacio u ocupando posiciones más adelantadas. Se dañó el tobillo en la primera mitad, lo que no le impidió continuar. Acabó como extremo cuando Centelles saltó al verde.

Petrovic. Se quedó en la caseta en el descanso. Antes dio equilibrio a los rojiblancos como mediocentro posicional, puesto que desempeña como nadie.

Corpas. Se espera más del bañusco, cuyo desborde es fundamental en los planes de Rubi. Pudo abrir la lata con un disparo desde la frontal, pero el disparo no cogió la fuerza que necesitaba.

Morlanes. Jugó como interior la primera parte y como mediocentro en la segunda. Desde ambos sitios movió bien el balón, sin llegar, eso sí, al nivel que puede dar.

Carvalho. De más a menos, fue de los protagonistas al principio y acabó siendo sustituido. Buscó la meta de Dani Hernández, en el primer disparo tras un control fantástico precedido de un derechazo. En el segundo también mostró cómo se debe controlar el esférico antes de chutar.

Lazo. Ocupó pasillos interiores para dejarle el carril a Akieme. No se asoció mal con Sadiq, dejándole el nigeriano una buena oportunidad en el primer acto. En el 56' puso un caramelo en el área, sin llegar a conectarlo el '9'.

Sadiq. No vio portería, pero fue fundamental en el juego rojiblanco, cayendo a banda y creando espacios a Ramazani. A los ocho minutos ya avisó a Dani Hernández con un disparo que se fue al lateral de la red. Marcó perfectamente el tempo en el gol, asistiendo al extremo belga justo cuando tenía que soltarla.

Robertone. Vio la amarilla a los siete minutos de entrar por un pisotón en el centro del campo. Tuvo menos influencia en el juego que cuando actúa de enganche.

Ramazani. El hombre de la noche, no sólo por el gol. Entró tras el descanso y la buscó sin cesar, con libertad de movimientos y entrando por dentro y por fuera, asistiendo y definiendo a la perfección tras un desmarque de ruptura y un control de crack para romper a Dani Hernández. Es su tercer gol en liga y cuarto en el curso. En el 89' tuvo el doblete en un disparo raso. Defensivamente se desfondó, algo que le pedía Gomes.

Aketxe. Tuvo sus primeros minutos con Rubi. Escorado a banda, sacó un latigazo en el ecuador de la segunda mitad.

Juan Villar. Aporta frescura e ideas nuevas cada vez que sale. Le dio un gran pase a Sadiq en la juagada del gol.

Centelles. Entró en el 86' para formar doble lateral por la izquierda.

Rubi. A pesar del pinchazo ante el Oviedo repitió once y esquema, moviendo al 1-4-4-2 en el 65' con la entrada de Juan Villar, lo que agitó a su equipo, que venció seis jornadas después. Logró que el Almería dejase su portería a cero, algo que no ocurría desde esa victoria en Málaga.