BARCELONA

El padre de Guardiola: "No me gustaría que mi hijo dirigiera a la Selección"

Valentí Guardiola, padre del técnico del Manchester City, dijo sobre Messi: "Es un número aparte. Yo pienso que no hay ningún club en el mundo que no lo quisiera".

Pep Guardiola
REUTERS

Valentí Guardiola, padre de Pep Guardiola, ha pasado por 'Super Deportivo Radio' de Radio Villa Trinidad para hablar de su hijo tras la clasificación lograda para la final de la Champions con el Manchester City.

Selección: "No. Yo no soy nadie para decir lo que tiene que ser, porque estará por cumplir 50 años y sabe lo que le conviene y no le conviene hacer. Si, te puedo decir que no quiero que dirija la Selección Española, pienso que no. Ahora, de volver al Barcelona como técnico o como una persona que de consejos eso no lo descartó, pero la Selección de España lo dudo".

Final contra el Madrid: "De ganar esta Champions sería una satisfacción muy grande y sabes que me gustaría que la final hubiera sido con el Real Madrid. Para que jugarán los dos y que la final haya sido con el Madrid. A ver si le pudiera ganar al Real Madrid. Tendría esperanzas que el Manchester le ganara".

Messi: "Messi es un número aparte. Yo pienso que no hay ningún club en el mundo que no lo quisiera. Yo he visto a Messi jugar con 12 o 13 años por primera vez en el mini estadio y ya quedé maravillado como jugaba en el Barcelona B. Es un fuera de serie. Hay pocos de Messi. Yo creo que a Pep, no lo desagradaría tenerlo en este Manchester City".

Messi es como un hijo para Pep: "Mi hijo con su padre es un poco 'justito' de palabras. Él es así, porque sabe del cariño que me tiene y no quiere que padezca situaciones. Mi hijo a Messi, siempre lo ha tenido lo mas arriba que él quisiera tenerlo, pero hoy esta en el Barcelona y 'Josep' lleva en el corazón al 'Barca' y nunca quisiera hacerle daño al Barcelona".

Reencontrarse: "Yo solo deseo que mi hijo siga como ahora lo que está haciendo y que lo está haciendo muy bien. Será cosa de él si puede encontrarse nuevamente con Messi. Yo no soy nadie para decir lo que tiene que hacer o lo que me gustaría que pueda suceder. Yo fui del Barcelona de toda la vida y quiero que gane siempre, pero primeramente siempre quiero que gane el equipo que está jugando Josep. Primero es mi hijo, pero también disfruto cuando el Barcelona gana. Lo que haga él para mi es un 10. Yo estoy muy satisfecho por sus decisiones: de volver a entrenar al Barca, colgar las botas o lo que sea. Con la edad que tiene yo no debo enseñarle nada más. Tampoco yo debo decir 'Me gustaría que continuará...' no, no, no... lo que haga él me pondrá contento a mí".

Final después de 10 años: "Su mamá se fue hace 13 meses por esta triste enfermedad y pandemia. No sé que le diría, pues, pero si te puedo decir que sufría mucho como sufro yo cuando juega su equipo. Muchas veces sucede que cuando el equipo de mi hijo juega esos partidos definitorios, a veces tengo que salir afuera para dejar de verlo o retirarme, porque ya tengo una edad que mi corazón no le conviene pasar por esos sufrimientos porque ya tiene sus trotes. Mi esposa estaría más que feliz por esta final, pero hay que saber aguantar porque con la salud no te va bien. ¿Quién sufrió más: ella o yo? Seguramente yo, porque toda la vida me ha gustado el fútbol. Yo he sufrido viéndolo jugar, entrenar, porque lo único que quiere un padre es que su hijo lo gane todo y eso no puede ser. Yo siempre quiero que mi hijo gane y hay que saber que no se puede ganar siempre. Así y todo cuando jugó con el Barcelona de 19 títulos posibles consiguió 14 como entrenador. Ganó dos mundiales de clubes, supercopa, copas de rey, tres ligas y muchos títulos. Muchas veces llega un momento que te das cuenta de que es tu hijo y no es fácil aguantar un partido completo, porque no es como el ajedrez que juegas tú y juego yo. Hay muchas variantes: el campo de juego, la pelota, el arquero, los merecimientos, las circunstancias. No es como el tenis".

Momento: "La verdad que disfrutando y padeciendo. Las dos cosas a la vez, porque puedes comprender que el padre siempre padece por sus hijos cuando no consigue victorias, pero por momentos las cosas marchan bien. Cada partido es diferente y depende mucho de la suerte de cada partido que se tienen que jugar y si los contrarios tienen mucha suerte y tú en aquella tarde no la tienes puedes perder siendo mejor que el otro. Por ejemplo, el rival (PSG) tuvo una situación y no convirtió y el Manchester City, la aprovechó. Los equipos que llegan a las semifinales y a las finales, todos son buenos. Cualquiera puede ganar".

Alegría y tristeza: "El momento más grande que viví con él fue la primera Champions League que él participó como jugador en Wembley. Para mí fue el título que más feliz me hizo al lado de él, porque yo estuve en el campo y fue una alegría muy grande. Él jugó esa final con 19/20 años. Dentro de las penas, no sabría cuál decirte. Si, padecido muchos partidos que no salieron como el hubiera querido, pero si tengo que poner en una balanza las alegrías y tristezas son un 80% de alegrías y 20% de tristeza.

Charla sobre fútbol: "La verdad que con Pep hemos tenido muy pocas charlas de fútbol. Lo que pasa que desde muy pequeño siempre llevó una pelota de fútbol en sus pies. Su único juguete siempre fue una pelota. Jugaba siempre con pelotas. Si a Pep lo queríamos ver feliz, había que darle una pelota de fútbol. Por eso, para la fiesta de reyes todos los años le traían una pelota de fútbol. Siempre llevó al fútbol en la sangre y hasta el día de hoy no sé porque fue así. Yo nunca toque una pelota de fútbol en mi vida. Nada de nada con la pelota, porque yo hacía 10 horas por días para aprender de albañil. Apenas llegaba a casa cansado y solo me quedaba ir a dormir. Por eso, la verdad no sé que ha pasado con mi hijo que le ha gustado tanto el fútbol".