ALAVÉS

Murales de Alavés y Baskonia en pediatría del Txagorritxu

En la planta de pediatría del hospital se han pintado murales con una selva mitad albiazul y mitad azulgrana, los colores de Alavés y Baskonia.

Murales de Alavés y Baskonia en pediatría del Txagorritxu

La planta de pediatría del hospital de Txagorritxu -uno de los más azotados en la primera ola de COVID-19 en toda España- está en la planta 1 del centro sanitario. Allí llegan los niños que se sienten mal o que muestran síntomas de enfermedad. Casi todos tienen fiebre por lo que se les toma la temperatura y, debido al protocolo actual, son sometidos a un test de antígenos. Los padres reciben, horas más tarde, el resultado: negativo o positivo. Al margen de la dolencia, tal y como están las cosas, los médicos no se arriesgan que se marchen sin ser testados.

El Deportivo Alavés de fútbol y Saski Baskonia de baloncesto son asiduos visitantes de Txagorritxu, ya sea en la festividad de Reyes para repartir regalos entre los niños y niñas ingresados como, debido a la pandemia, hacer entrega de donaciones de material sanitario a OSI Araba, entidad que aúna a residencias, ambulatorios y hospitales en la provincia. Los sanitarios también han realizado hace poco una campaña de apoyo al Alavés en unos momentos tan delicados como los que arrastra ahora, con la permanencia o el descenso acechando en su puerta.

La última acción ha sido especialmente bonita. En la sala de espera para entrar a consulta se han pintado unos murales con una selva mitad albiazul y mitad azulgrana. Alavés y Baskonia respectivamente. Loros, pulpos, elefantes, monos, delfines, tiburones, gallinas, búhos, osos, pingüinos, canguros, renos, insectos y peces son los protagonistas de las paredes y las mamparas para que los más jóvenes lleven mejor su malestar antes de entrar en la consulta. Luego les esperan experiencias algo peores: tomas de temperatura, pruebas de amígdalas, estreptococos y el palito de marras por el orificio nasal. Los casos graves se quedan en planta y los leves acaban volviendo a casa.