VALENCIA

El Valencia destituye a Gracia y Voro toma otra vez las riendas

Anil Murthy y Miguel Ángel Corona se reunieron esta mañana en Paterna y le comunicación a Javi Gracia su destitución; Voro González toma las riendas del equipo.

Javi Gracia deja de ser entrenador del Valencia. Anil Murthy y Miguel Ángel Corona le comunicaron al entrenador navarro su cese y después el club emitió un comunicado oficial. El Valencia hizo oficial que su sustituto será, otra vez, Voro González, que habló con los jugadores en el vestuario y dirigió su primer entrenamiento.  

Presidente y director de fútbol del Valencia se reunieron esta mañana en Paterna inquietos por la tendencia del equipo, que más allá de la derrota contra el Barcelona acumula seis jornadas sin lograr la victoria. La última fue el pasado 21 de marzo. Desde entonces, tres derrotas y tres empates, es decir, 3 puntos de 18.   

La cúpula blanquinegra entiende que el equipo necesita un estímulo para las cuatro jornadas que restan y de ahí que se plantearan primero y decidieran después finiquitar la etapa de Gracia en el banquillo. El entrenador navarro se marchó a mediodía de Paterna sin hacer declaraciones.

Gracia deja de ser entrenador del Valencia tras 38 partidos, en los que solo ha ganado 11, ha empatado 12 y ha perdido 15. Su Valencia es el tercero peor de la historia del club. Solo supera al que descendió en 1986 y al que evitó el descenso en la última jornada de 1983. 

La continuidad de Gracia había estado en entredicho durante dos veces anteriores en lo que llevamos de 2021. Tras el partido de Cádiz y el día que se enfrentó el Valencia al Villarreal en Mestalla. En ambas ocasiones Gracia pasó el corte, en una por decisión de Peter Lim, que quiso darle un margen para ver si al menos llegaba a final de temporada, y en otra por un gol en el tiempo de añadido de Guedes.

La relación entre el Valencia y Gracia, como es sabido, está malavenida desde octubre, cuando el entrenador puso su cargo a disposición del club por desavenencias en la confección de la plantilla. Pero ni el club le aceptó la dimisión ni el entrenador acabó presentándola por el finiquito a pagar (unos 3 millones). Precisamente la contraprestación económica entre ambas partes había pesado a la hora de mantener una relación llamada al divorcio. Pero la preocupación por la trayectoria se ha impuesto. 

El Valencia y Gracia tenían una cláusula para rescindir a final de temporada y durante un plazo de 15 días su contrato, que le vinculaba hasta 2022. La indemnización a pagar en esas fechas por alguna de las partes rondaba los 500.000 euros, cuantía inferior a su salario por el curso que viene. Pero ahora, tras su destitución con la temporada aún en marcha, el Valencia deberá pagar un finiquito superior al entrenador navarro, que tras lo vivido durante el año y la forma en la que se le ha comunicado la destitución, no parece que vaya a poner facilidades de negociación.

La decisión de la destitución de Gracia la ha tomado la cúpula blanquinegra tras conversación con Peter Lim y sin que en esta ocasión el vestuario haya hecho fuerza para lo contrario. Tanto en octubre como en enero, cuando uno quiso irse y los otros se plantearon su destitución, los jugadores mostraron su respaldo al trabajo del cuerpo técnico. Pero la inquietud por la situación en la clasificación ha hecho mella en la confianza hacia su trabajo.  

Pero ahora, con 12 puntos aún en juego, tras seis jornadas sin ganar, con el descenso acechando al Valencia en caso de no ganarle al Real Valladolid, el club medita en la jornada de este lunes si lo mejor para el equipo es cambiar la cara del entrenador o mantenerle a Gracia al menos hasta la final del domingo. .