RAYO VALLECANO

La afición del Rayo protesta por la presencia de VOX en el palco

Alrededor de un centenar de seguidores franjirrojos se dieron cita en el estadio de Vallecas para protestar contra la directiva, por la presencia de Abascal y Monasterio en el palco el lunes.

La afición del Rayo se movilizó este martes y acudió a la protesta organizada por la Plataforma ADRV, que engloba a la mayoría de las peñas franjirrojas, en las inmediaciones del estadio de Vallecas. Alrededor de un centenar de personas, entre seguidores del equipo y vecinos del barrio, asistieron a esta cita para mostrar su rechazo a la decisión de la directiva —encabezada por Raúl Martín Presa—, de contar con la presencia de Santiago Abascal, presidente de VOX, y Rocío Monasterio, candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, en el palco durante el partido del lunes contra el Albacete.

La convocatoria tenía el lema 'Desinfectemos nuestro estadio, limpiemos nuestro palco'. De ahí que aparecieran unos 50 hinchas—ataviados con monos amarillos, escobas y fregonas—, formando el escuadrón de limpieza y portando una pancarta con la cara del presidente y la frase: 'Vallekas no es lugar para fascistas ni para tontos útiles'. Ya frente a la puerta de vestuarios y rodeados de más gente se entonaron cánticos como "Aquí están los antifascistas", "Somos el Rayo, nososotros somos el Rayo" o "Nazis no". También se pegó un cartel con una fotografía realizada ayer, en la que Presa posaba junto a Abascal y Monasterio, y donde se leía: 'Por nuestro Rayo revolucionario, todos los fachas fuera de mi barrio'.

El acto se cerró con la lectura de un comunicado: "Wilfred pasó a la historia de nuestro club por ser un símbolo de la lucha contra el racismo, por ser la bandera que la afición del Rayo ha ondeado durante décadas por liberar nuestro estadio y todos los demás de la lacra del racismo, la xenofobia, el fascismo, el machismo y la homofobia. Ha sido una barricada en la lucha contra todo ello en el mundo del fútbol. Un símbolo, igual que el barrio que le da nombre. Por desgracia también tiene motivos de vergüenza. Aquí mismo, en 1939, fue un campo de concentración. Hoy en día, esa misma sombra, la del fascismo, amenaza con apestar nuestra vida y libertad. Ayer Presa, enemigo confeso del rayismo desde hace una década, decidió ser el tonto útil que permitiese a VOX usar nuestro estadio como tribuna desde la que insultar y criminalizar a Vallecas. Es el peón de aquellos que desprecian lo que este equipo y este barrio representa. Por su gestión, su absoluto desarraigo, su guerra personal con la afición y por sentar en nuestro palco a quienes desprecian lo que somos debemos unir nuestras manos. Por un Rayo de Vallecas y de los vallecanos".

Por su parte, el presidente de la entidad, Raúl Martín Presa, justificó la presencia de ambos políticos en unas declaraciones a la Agencia EFE: "Llamaron diciendo que querían venir y mostrando interés. Me pareció bien porque el Rayo es un equipo abierto a todos y Vallecas es un barrio que acoge a toda la gente, educado y de paz".