CHAMPIONS FEMENINA | PSG 1 - BARÇA 1

El arbitraje indigna al Barça

El equipo azulgrana reclamó dos penaltis, uno de Dudek sobre Mapi y otro por mano de Paredes en un chut de Martens. Además, el empate llegó en un córner que no era.

El arbitraje llevado a cabo por la checa Olga Zadinova en el Georges-Lefèvre ha indignado al Barça en varios tramos del partido de ida de semifinales de la Champions que las culés han empatado ante el PSG. Las de Lluís Cortés reclamaron dos penaltis no señalados, uno bastante claro por mano de Irene Paredes dentro del área, y pidieron la segunda amarilla para la capitana del conjunto francés, que acabó el partido con una única tarjeta.

"Sobre el VAR, si digo lo que pienso creo que la UEFA me podría sancionar", ha afirmado Lluís Cortés, entrenador azulgrana, en la rueda de prensa posterior al encuentro. El técnico catalán ya había hablado sobre el arbitraje en la previa, tras ser preguntado si la Superliga les podía pasar factura en ese sentido. "No creo que haya represalias, no sería ético pensar eso. He sido preparador físico de árbitras y sé cómo son", argumentó.

El videoarbitraje no habría podido cambiar, sin embargo, el córner mal señalado a favor del PSG que supuso el 1-1 marcado por Cook en el 21'. Pero sí otras acciones.

Y es que el Barça se pidió dos penaltis que no fueron señalados y que hasta recoge en la crónica de su web oficial. Mapi León cayó dentro del área al filo del descanso tras sufrir una zancadilla por detrás de Dudek.

Mientras, ya rozando el minuto 60 de partido, Irene Paredes cortó con el brazo un disparo de Lieke Martens desde el interior del área. La central vasca, capitana del conjunto parisino, también se libró de ver la segunda amarilla. Aunque, en este sentido la azulgrana Andrea Pereira tampoco fue expulsada por doble amonestación tras una zancadilla clara a una rival.

En definitiva, polémica y mucha, en unas semifinales de una Champions femenina que sigue sin disponer del VAR.