PREMIER LEAGUE

Salah y Klopp evidencian el drama del Liverpool

El traspié ante el Newcastle compromete seriamente el acceso a la Champions. Klopp cargó contra los jugadores y Salah se marchó del campo con claros gestos de frustración.

Joe Willock destruyó las esperanzas del Liverpool. El jugador cedido por el Arsenal consiguió el empate para el Newcastle en el 95' y sumió al equipo de Anfield en un drama que evidenciaron sobremanera su entrenador y su estrella. La semana ha sido movida en Liverpool, en esa orilla del Mersey. La propiedad del club, Fenway Sports Group, ha recibido tremendas críticas por haberse unido de primeras al proyecto de la Superliga. La plantilla había emitido un comunicado explicando, después de conoce su inicial adhesión, que no le gustaba nada la idea. Después el club anunciaba oficialmente que se bajaba del proyecto. Eso no impidió manifestaciones de seguidores que incluso tuvieron lugar el sábado también antes del partido contra el Newcastle.

Todo ello dentro del clima de depresión que vive el equipo, apartado de la Champions por el Real Madrid, fuera de la lucha por el título en la Premier y con su puesto en la próxima Liga de Campeones en entredicho. Más aún después del postrero gol de Willock que fue el detonante de una catarata de acontecimientos que han dado que hablar en Liverpool. Nada más escucharse el pitido final, tras el insulso empate, Salah abandonó el campo haciendo gestos con los brazos y con una cara de frustración preocupante. Su cara fue motivo de debate inmadiatamente. El egipcio había adelantado a los suyos con un golazo y después vio como su equipo fallaba hasta la saciedad, especialmente Diogo Jota, varias ocasiones. El Newcastle ya había avisado casi sobre el tiempo, antes de que Willock marcara.

Eso desató el drama en el Liverpool y dio paso a una crítica furibunda de Klopp hacia sus hombres, algo casi inaudito por parte del técnico. "No vi hoy que nos merezcamos jugar la Champions League el año que viene", dijo el alemán que ya ve su figura también amenazada y que no duda en apuntar a los jugadores. "Es un punto, pero se siente como una derrota. Si te lo mereces, te lo mereces. Pero no vi que merezcamos jugar en la Champions League", insistía amargamente Klopp, quien lamentó todas las ocaciones falladas por su equipo y la posesión estéril de su equipo. "Ha sido un golpe aplastante", explicaba Peter Crouch durante la retransmisión del partido. El Liverpool vuelve a perder comba, se queda en sexta posición y ve seriamente dañadas sus opciones de jugar la próxima Champions. Durante semanas se ha hablado de los problemas en defensa del Liverpool, ahora la mirada es hacia el ataque por partidos como el del Newcastle. Contra el Madrid falló todo. Y el ambiente es de incertidumbre total. El proyecto de la próxima temporada está en entredicho. Se quiere ampliar el contrato de Salah, pero sin Champions no está clara su continuidad y la de Klopp.