BARCELONA

El mejor Alba de siempre

Ha intervenido en 20 goles, (5+15), los mismos que en el curso 18-19 (3+17). La directiva de Bartomeu, en sus círculos más íntimos, cargó contra su renovación hasta 2024, pero se ha rehecho.

El mejor Alba de siempre
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Jordi Alba ha completado su regreso de los infiernos. El lateral de L’Hospitalet ha marcado cinco goles y ha dado 15 asistencias esta temporada. Son sus mejores números desde que llegó al Barça en el curso 2012-13. Sólo en otra temporada, la 2018-19, logró intervenir en 20 tantos (tres goles y 17 asistencias). Ahora tiene ocho partidos más para pulverizar sus cifras. Todo esto con 32 años y después de estar más en la cuerda floja que nunca al final de la temporada pasada.

A Jordi Alba le pesó mucho el final de la temporada 2018-19. En Anfield vivió una pesadilla la noche del 4-0 contra el Liverpool. Acabó entre lágrimas. Dos semanas después, en la final de Copa contra el Valencia en el Villamarín, Carlos Soler le pasó como un avión por la banda en la jugada del 2-0. La directiva de Bartomeu, en sus círculos más íntimos, cargó contra Alba por haberse relajado después de su renovación. En febrero de 2019, había firmado su ampliación hasta 2024. A sus críticos, les pareció una decisión tan forzada y equivocada como la ampliación de Umtiti. Alba terminará su contrato con 35 años. La temporada pasada, a excepción de un tramo final decente, estuvo mediocre, y volvió a tener problemas con las lesiones, un asunto que parecía haber resuelto años atrás.

Entregado, el 2-8 de Lisboa le puso en el disparadero. A Suárez, a Busquets y al lateral. Koeman decidió darle una oportunidad, medio convencido y medio forzado por un contrato largo que nadie era capaz de pagar en el exterior. Fue entonces cuando Alba empezó una batalla personal. Una revancha de la que, de momento, ha salido triunfador. Ha jugado partidos que han recordado al jugador exuberante que fue, ha firmado los mejores números de su carrera, y ha regresado a la Selección. El último cambio de sistema de Koeman, el recurso de los carrileros, también le ha sabido a gloria.