BARCELONA

Dudas en la recuperación de Fati: se reabre la opción quirófano

Cada día que pasa crece la certeza en el club de que tendrá que ser intervenido por tercera vez. Se han dado un plazo de quince días más para tomar la decisión.

Ansu Fati sigue viviendo su calvario particular. Desde que se lesionara el 7 de noviembre del año pasado el menisco interno de la pierna izquierda, su vida se ha convertido en un auténtico purgatorio, con muchas más sombras que luces: dos operaciones, la segunda ocultada por el club, recaídas, pasos atrás, tratamientos con cortisona y con factores de crecimiento, rehabilitación en piscina, consultas externas a otros especialistas...

Ahora mismo su recuperación, según ha podido saber AS, está estancada. El joven delantero no está teniendo tantos problemas de inflamación en la rodilla como hace unos meses, pero cuando aumenta las cargas de trabajo tiene dolor en la rodilla. Por las mañanas se recupera junto al fisioterapeuta del club, Xavi Elain, en la piscina del hotel Princesa Sofía, y por las tardes acude a la Clínica Quirón para ponerse en las manos del equipo de Ramon Cugat, el cirujano que le ha intervenido en sendas ocasiones.

Sin embargo, todos estos esfuerzos no se acaban de traducir en una mejoría evidente en su rodilla. De hecho, las imágenes de la celebración del equipo el pasado sábado en la final de la Copa evidenciaban el estado del jugador: no podía correr ni saltar, hasta el punto que necesitó la ayuda de Dembélé y Junior Firpo, que lo llevaron en diversos momentos a caballito.

Ante esta preocupante situación, los servicios médicos del club han puesto un nuevo plazo para tomar una decisión definitiva. Tal como informó ‘Mundo Deportivo’, el próximo 2 de mayo se ha fijado como el día límite para decidir si vuelve o no a pasar por el quirófano. Ahora mismo en el club hay cierta resignación, asumiendo, que si no hay una mejoría sorprendente en los próximos días, Fati tendrá que viajar a Lyon para ponerse en manos del cirujano Bernard Cottet.

En todo caso, ahora el horizonte de Ansu ha cambiado diametralmente. Totalmente descartada su presencia en este final de temporada, así como también la Eurocopa o los Juegos Olímpicos, su objetivo es empezar la pretemporada con el FC Barcelona desde el primer día. De hecho, si pasa por el quirófano no habría problemas para estar disponible a mediados de julio, ya que el tiempo de baja sería entre seis a ocho semanas.

El problema ‘real’ de la operación, y que sigue disuadiendo, tanto al jugador como a su entorno, es que al tratarse de una extracción del menisco, su carrera profesional podría verse afectada a largo plazo: correría un alto riesgo de sufrir una lesión degenerativa en su rodilla izquierda.