REAL ZARAGOZA

Peybernes: “Lo que pasó en Girona es un aviso”

El central asegura que el equipo es consciente de que no hay cabida para la relajación: “Tenemos que afrontar cada partido al 100% y con la máxima concentración”.

Zaragoza
Peybernes, junto a Adrián, en un entrenamiento.
ALFONSO REYES

Mathieu Peybernes señala que deben tomarse lo que ha pasado en esta última jornada como un pequeño aviso: “Si nosotros no sacamos los puntos, el resto de equipo de abajo los van a sacar”. Además, el central asegura que la permanencia pasa por La Romareda y subraya que el penalti señalado en Montilivi fue muy injusto: “No es ninguna excusa, pero al final esa decisión te condiciona mucho el partido”.

—No hay tiempo para lamentaciones y hay que pensar ya en el partido contra el Sporting, ¿verdad?

—Sí, tenemos un partido jodido en casa y debemos ganarlo. Hay que tener la mente puesta en ese encuentro y hacer un buen partido para llevarnos los tres puntos, que son muy importantes.

—¿Esta última jornada debe servir como advertencia de que la permanencia aún no está lograda?

—Hemos visto que los resultados de estos días han sido muy malos para nosotros, ya que todo el mundo ha ganado o, al menos, ha sacado un punto. Sabemos que nosotros no nos podemos relajar y tenemos que afrontar cada partido al 100% y con la máxima concentración. A partir de ahí sacaremos puntos. Lo que pasó en Girona es como un aviso, en plan si nosotros no sacamos los puntos, el resto de los equipos de abajo los van a sacar. Debemos ser conscientes de eso, que lo estamos, pero este pequeño aviso te demuestra que ningún equipo se puede relajar.

—Después de las victorias frente al Fuenlabrada y el Almería se vivieron unos días de absoluto relax. ¿En el vestuario ya han hablado de que eso no puede volver a pasar?

—Esa puede ser la sensación de algunos fuera del campo, pero no es así. Siempre hemos estado en el lío y el equipo siempre está metido y concentrado en los entrenamientos y en los partidos. Es verdad que el otro día nos sale mal y que podemos mejorar muchas cosas en el juego, pero en la actitud, en los duelos y en la intensidad creo que el equipo estuvo como siempre. Sabemos que para ganar un partido debemos estar a nuestro mejor nivel y somos conscientes de que estamos en un club con mucha afición y mucha presión y lo que nos jugamos, por lo que no podemos bajar ni un pelín los brazos o los esfuerzos porque si no lo vas a pasar mal.

—¿Hacen cuentas?

—En este caso tenemos que ir partido a partido. Lo bueno es que ahora mismo las cosas dependen de nosotros mismos, no de que ganen o pierdan otros. Todo el mundo habla de los cincuenta puntos porque cada año más o menos es así y nosotros tenemos la oportunidad de llegar a esa cifra y vamos a intentarlo. Debemos hacernos fuertes en casa y ganar los partidos que nos quedan en nuestro campo porque sabemos que la salvación pasa por La Romareda. Vamos a intentar ganar lo máximo posible para estar tranquilos lo más pronto posible.

—¿A nivel individual cómo se está encontrando?

—Físicamente, bien. Todo el mundo quiere jugar, yo vine para jugar y encontrarme bien y al final lo más importante para mí es ayudar al equipo a lograr este objetivo, que es la salvación. Seguro que lo vamos a conseguir, que es lo más importante.

—¿En algún momento el entrenador les comentó a los centrales que iban a estar alternándose los minutos?

—No, al final el míster siempre elige la que para él será la mejor pareja o la mejor forma de jugar. Nosotros tenemos que dar el máximo y tener el mejor rendimiento durante los entrenamientos y los partidos para poder jugar el siguiente encuentro y el que tiene la última palabra es el entrenador.

—Usted tiene pasado en el Sporting. ¿Es un partido especial para usted?

—Sí, la gente sabe el cariño que tengo por el Sporting, pero el viernes durante una hora y media no hay amigos. Lo más importante es que al final del partido nosotros tengamos los tres puntos, que los necesitamos, y después ya seremos de nuevo amigos.

—¿Cómo vio usted el polémico penalti de Jair en Montilivi?

—Para mí fue muy injusto. Sabemos que las decisiones del VAR son muy ‘especiales’. Cada uno interpreta la jugada a su manera y a nosotros nos sale mal porque pita un penalti que no es claro. Si se señala un penalti en el minuto 4 es porque tiene que ser muy claro y éste no lo era. Es el problema del VAR, que a veces te sale bien y otras te sale mal. Últimamente nos está saliendo muy mal y a lo largo de la temporada pierdes nueve o diez puntos. Tenemos que jugar con esto y ser conscientes de que las decisiones del VAR a veces van de un lado y otras de otro. Y no es ninguna excusa, pero al final ese penalti te condiciona mucho el partido. Es verdad que aún quedaban 85 minutos, pero sabemos que somos un equipo al que le cuesta marcar goles y encajar uno te supone mucho. La decisión, para nosotros y para mí, fue injusta.