CUARTOS (VUELTA) | LIVERPOOL 0 - REAL MADRID 0 (1-3)

La temporada negra de Thiago y las dudas con Salah

Lastrado por una importante lesión en su rodilla, por el coronavirus y por las bajas, el ex del Barcelona no ha sido capaz de hacerse con los mandos del equipo.

0

Nadie en Liverpool —ni la afición, ni Klopp ni el propio jugador— esperaba que la primera temporada de Thiago Alcántara como jugador red fuese a ser de esta forma. Lastrado por una importante lesión en su rodilla, por el coronavirus y por las bajas que han asolado la defensa y el centro del campo del conjunto de Anfield, el ex del Barcelona no ha sido capaz de hacerse con los mandos de un equipo en el que todos parecen perseguir la sombra de lo que fueron sin que nadie sea capaz de llegar a alcanzarla. Suplente en los cuartos de final de la Champions contra el Real Madrid tanto en la ida como en la vuelta, Thiago, al que se le había fichado para noches como esas, ve cómo se le escapa entre sus dedos el primer capítulo de su paso por Inglaterra.

Y eso que llegó a la Premier con la vitola de estrella que le corresponde. Con 19 títulos nacionales y otros 9 internacionales en sus vitrinas, entre ellos dos Champions, el jugador formado en la Masía llegaba, a sus 29 años, como el crack capaz de dar un salto de calidad aún mayor al equipo de Klopp. Su problema, más allá de la adaptación al 4-3-3 del alemán, en el que tiene que contribuir defensivamente mucho más de lo que estaba acostumbrado, ha sido que su periodo de aclimatación a los reds siempre ha estado plagado de altibajos.

En sus 23 participaciones y 16 titularidades este año con el Liverpool, Thiago no ha sido capaz de regalar una sola asistencia ni de marcar un solo gol. Y, lo que es más preocupante, existe una corriente en Inglaterra, ejemplificada por ejemplo por John Barnes, que considera que Thiago no hace sino “desacelerar el juego” del equipo, lo que estaría contribuyendo a esa pérdida de dinamismo que han visto los reds durante todo este año.

Si no hay Champions, peligra Salah

El problema ahora para un jugador que todavía es vigente campeón de Europa, es que corre serio peligro de no jugar la temporada que viene en la Champions. La delicada situación que vive el Liverpool en la Premier League, donde es sexto a tres puntos del cuarto clasificado y a cuatro del tercero, hacen que las siete jornadas que restan de liga vayan a ser una final tras otra para los de Klopp. Si no lo consiguen, en Inglaterra ya se rumorea que los reds deberán desprenderse de alguna que otra estrella, y parece que el mejor colocado para ponerse en la rampa de salida es Mohammed Salah, al que solo le restan dos años de contrato.