BARCELONA

Cury, ex del Barça: "Los agentes de Vinicius nos traicionaron"

André Cury, ex responsable del Barça en Sudamérica, contó a Sport que "el Madrid fichó a Rodrygo porque no se fiaba de Vinicius".

André Cury, exresponsable del Barcelona en Sudamérica, contó en una entrevista a Sport que "el Madrid fichó a Rodrygo porque no se fiaba de Vinicius" y más entresijos del fichaje frustrado de la entidad culé con ambos brasileños.

Cury afirma que Vinicius tenía un compromiso con el Barça pero un viaje a Madrid, invitados por Florentino Pérez, lo cambió todo. "Sus agentes y el padre de Vinicius estaban en Barcelona. Wagner Ribeiro llamó a Florentino avisándolo. Y los invitó a ir el sábado a Madrid. Nos avisaron de que irían, pero que nada ocurriría porque el futbolista ya era del Barcelona. Había un compromiso de palabra. El propio Juni Calafat dijo que era casi imposible cerrarlo porque conocía la relación que yo tenía con el entorno del jugador. Los agentes volvieron a Barcelona, cerraron el acuerdo definitivo con nosotros, nos apretaron la mano… Y después desaparecieron y nos traicionaron"

Antes el Barcelona ya había movido pieza por el jugador: "Con Vinicius estábamos tres años y medio por delante del Madrid. Nos traicionaron sus agentes, Frederico Penna y Stefano Hawilla, que habían alcanzado un compromiso con el Barcelona. El cliente de su empresa éramos nosotros y no el Madrid. Yo tenía una amistad gigantesca con ellos, hasta el punto de ser padrino de bodas y de sus hijos. En el momento clave de la operación, nos apuñalaron. Quince días antes de fichar por el Madrid, aquí en Brasil, Vinicius decía que era aficionado del Barça, que su ídolo era Neymar y afirmaba que Messi era mejor que Cristiano. Después dijo lo que quiso cuando ya estaba en Madrid".

Cury admite la razón por la que el club blanco también fue a por Rodrygo. "No se fiaban de Vinicius y temieron que hubieran fichado el jugador equivocado y nosotros el correcto. Por eso tienen dos jugadores de la misma edad, en la misma posición y extracomunitarios. A Rodrygo lo conocía desde hacía mucho tiempo y tenía perfil para jugar en el Barça. Empecé a negociar con su agente, Nick Arcuri. El club estuvo dos veces reunido aquí en Brasil con el presidente del Santos: estábamos Óscar Grau, Pep Segura y yo. Les dije que teníamos que salir con el negocio cerrado. No lo hicimos. Y llegó el Madrid".

El exresponsable del Barça en el mercado sudamericano da más detalles económicos de ambas operaciones: "Eran 18 millones de euros de traspaso por Vinicius y 20 millones por Rodrygo. El Madrid gastó 60 en Vinicius, son 45 de traspaso, 6 de comisión y 8 de 'signing' bonus y su primera ficha fue de 3 millones netos. Con Rodrygo fueron 65, pagaron cinco veces más de 'signing' bonus y de ficha que lo haríamos nosotros. A pesar de todo, el padre de Rodrygo me llamó diciendo que prefería ir al Barça si nos entendíamos con el Santos".

"El intercambio Arthur-Pjanic es una de las mayores aberraciones"

Cury ha valorado también los movimientos en el mercado del Barcelona durante el pasado verano, con especial atención al trueque que se llevó a cabo con la Juventus, el intercambio de Arthur y Pjanic. "Es una de las mayores aberraciones que ya vi en la historia del fútbol. Es algo absurdo. Cambias a Arthur, de 23 años, que tiene una ficha de dos millones netos por un futbolista, de 31, que debe tener una ficha de seis, por tanto encareces la masa salarial. Es normal que Arthur no consiguiera aún jugar todo su fútbol, porque llegó en un club como el Barça y tuvo dos lesiones que interfirieron su progresión. El primer año estaba un poco desconcertado, pero después se centró", añadió Cury quien también explica que Arthur aprendió de sus errores en el Barcelona. "Cuando llegó, quería conocer más la ciudad, quizás tuvo alguna compañía equivocada. Sin embargo, después que fue a la fiesta de Neymar, de forma absolutamente equivocada, habló con el club. Se dio cuenta del error y estaba creciendo. Iba a ser un gran jugador en la historia del club", concluyó Cury sobre la vida nocturna de Arthur en Barcelona.