RACING MURCIA

Drenthe: "Pasé muchas noches bonitas con Guti..."

El jugador neeerlandés repasa en Voetbal Internacional sus andanzas en el Real Madrid y desvela varias anécdotas con su cuadrilla blanca, cuando fingía no haber salido de casa.

Drenthe.
Marcial Guillén EFE

En la semana del Clásico Voetbal International ha buscado el relato de uno de los suyos, alguien que los vivió de cerca. El neerlandés Roysthon Drenthe ha sido objetivo de una entrevista en el medio de su país repasando lo que fue su estancia en el Real Madrid, siempre jalonada con anécdotas extradeportivas porque dejó tras de sí una particular imagen de vida disoluta. A sus 34 años, Drenthe se reengancha al fútbol con el Racing Murcia intentando dar el salto a la Segunda RFEF.

En Voetbal ha recordado su fichaje por el Real Madrid en 2007 y lo que vino después. "Durante mis vacaciones en Surinam tuve todo tipo de presidentes al teléfono. Mijatovic del Real Madrid también me llamó, Joan Laporta, del Barça y más propietarios cuyos nombres ya ni siquiera recuerdo. José Mourinho también se puso en contacto con mi agente Sigi Lens y tenía un contrato de cinco años listo para mí en el Chelsea. Primero quiso ficharme y dejarme cedido en el Feyenoord durante un año, antes de que fuera a título definitivo a Londres. Por mi parte, había decidido rápidamente que mi elección sería el Real Madrid, ellos me querían de inmediato", apunta.

"De regreso de mis vacaciones, tomé la decisión final por el Real Madrid en Holanda. Después de algunos problemas con el Feyenoord, volé en clase ejecutiva a Madrid: persiguiendo mis sueños. Varias personas del Real Madrid ya estaban esperándome cuando me bajé del avión. Dijeron: 'Prepárate, va a ser una locura'. Todo era completamente nuevo para mí. Me había vestido pulcramente con un traje. En realidad lo había comprado poco antes para celebrar mi vigésimo cumpleaños", señala.

Drenthe llegaba al Real Madrid después de una espectacular Eurocopa Sub-21. Era la promesa por la que todos peleaban, pero él no respondió ni dentro ni fuera del campo. Y eso que su debut no pudo ser mejor con un golazo al Sevilla durante el partido de vuelta de la Supercopa. Pero la indisciplina y los malos hábitos fueron una constante que reconoce abiertamente.

"He tenido tantas noches bonitas con Guti...", se sincera. "A menudo nos juntábamos con Wesley Sneijder, Robinho y Gonzalo Higuaín. Wesley y yo éramos uña y carne y podíamos cruzar la línea roja de vez en cuando. Y había veces en las que Higuaín se apuntaba. 'Tengo que quedar con Wesley y Roysthon', se decía y nos llamaba. A veces estábamos pasando una velada en casa y llamaba a Gonzalo: 'Amigo, ponte de pie, ¡vamos a hacer algo!"

Drenthe relata cómo una vez se había comprometido con su familia y con el club a que no iba a salir de noche y se las ingenió para fugarse y que no lo pareciera. "Abrimos la verja de la finca, pusimos el coche en punto muerto y lo empujamos por la pendiente. Llegamos al final de la calle y en la rotonda encendimos el motor para que antes nadie se diera cuenta. A la vuelta, repetíamos. Apagábamos el motor y empujábamos el cocho por la pendiente. A continuación volvíamos a casa por la parte inferior y fingíamos que nos habíamos quedado toda la noche relajándonos en la parte inferior de la casa. Nadie se daba cuenta de que realmente habíamos salido", cuenta explicando que era una maniobra que repitió más de una vez.