BARCELONA 1 - REAL VALLADOLID 0

Aprobados y suspensos del Pucela: La expulsión de Plano condicionó todo

El Real Valladolid cuajó un gran encuentro en el Camp Nou, pero se quedó sin aire tras quedarse con un hombre menos.

Valladolid
Aprobados y suspensos del Pucela: La expulsión de Plano condicionó todo
Rodolfo Molina Diario AS

El Real Valladolid cuajó un gran encuentro en el Camp Nou, en el que, sin embargo, se fue de vacío a pesar de ser mejor que el Barcelona en la primera mitad y de contenerlo durante mucho tiempo en la segunda, al menos hasta la excesiva expulsión de Óscar Plano, que condicionó el devenir del encuentro. Antes, los blanquivioletas demandaron un penalti por mano de Jordi Alba y tuvieron ocasiones para marcar, como el remate al larguero de Kodro.

Masip: Hizo una buena parada al borde del descanso en la primera ocasión culé, en un fuerte disparo de Pedri. Creció con el paso de los minutos al hacerlo el Barcelona y se mostró valiente en varias salidas.

Janko: Favorecido por el dibujo, se sintió seguro para llegar a la línea de fondo, aunque no alcanzara a poner demasiados centros; ninguno peligroso. Mantuvo un interesante tú a tú con Jordi Alba, al que secó a menudo. Fue sustituido por Pablo Hervías.

Bruno: En la primera mitad arriesgó en varias acciones, aunque salió a menudo ganador. Vio la tarjeta en una jugada que recordó a la de día del Levante frente a De Frutos, aunque esta vez sí llegó a frenar al atacante. Correcto en los duelos, no pudo ganar el previo al gol.

Javi Sánchez: Realizó un buen corte abajo a los cinco minutos de juego. Cumplió en su vuelta a la titularidad, aunque tuvo poca presencia con balón. En el tramo final se le vio acalambrado, seguramente fruto de la inactividad.

Olaza: Después de una primera parte primorosa, en la que lateralizó en ocasiones y se animó a subir en alguna que otra ocasión, tuvo la primera oportunidad del Pucela en la segunda. Futbolista con mayúsculas, rindió a un alto nivel como central.

Nacho: Lo intentó por dentro con un centro chut a los 20 minutos. Pareció desordenarse a veces, aunque eso le permitió aparecer en ataque por dentro e incluso por la derecha. Solvente atrás en las embestidas que frenaron él y Olaza.

Óscar Plano: Partió de una posición más centrada, que le obligó a recorrer muchos metros. Ejerció de lanzador en varios contragolpes y estuvo perfecto con balón: acertó los 25 pases que dio. Vio una roja excesivamente rigurosa que marcó el devenir del choque.

Alcaraz: Jugó, de largo, su mejor partido de la temporada. Arrancó con alguna imperfección a la hora de utilizar el cuerpo en defensa, pero creció en estas labores, siendo el primer sacrificado a la hora de achicar espacios e incomodar al Barça.

Roque Mesa: Pisó frontal de área y tuvo dos disparos peligrosos en la primera mitad. Lúcido a campo abierto, a pesar de la talla del centro del campo rival, se impuso en ocasiones incluso a los rivales. Comandó a menudo las acciones blanquivioletas.

Sergi Guardiola: Quizás la nota más desafinada. Peleón y afanado, fue el futbolista menos atinado de los once jugadores que salieron de inicio, aunque por voluntad no fue. Terminó fatigado y sustituido después de caer en alguna de sus típicas guerras.

Kodro: Lenglet le dejó con el molde en la primera llegada, aunque en la segunda remató y se topó con el larguero. Bajó bien a recibir y trató de salir con velocidad. Dejó una grata sensación en su primera titularidad, aunque le faltó el gol.

Pablo Hervías: No pudo evitar el gol de Dembelé. Trató de dar profundidad a la banda derecha refrescando la posición de lateral y se vio encimado a menudo por el galo.

Marcos André: Apenas tuvo un par de balones, aunque en uno de ellos se sacó un disparo que detuvo Ter Stegen.

Waldo: Entró con poco tiempo de margen, insuficiente para mostrarse.