ESPANYOL

A siete puntos, que no es poco

Se distancia el Espanyol del tercer clasificado tras un parcial de 14-1 en las cuatro últimas jornadas. En Albacete venció el pragmatismo. El ascenso se vislumbra.

ALBACETE, SPAIN - APRIL 04: Fernando Calero of RCD Espanyol celebrates with Adrian Embarba after scoring their side's second goal during the Liga Smartbank match between Albacete BP and RCD Espanyol de Barcelona at Estadio Carlos Belmonte on April 04, 2021 in Albacete, Spain. Sporting stadiums around Spain remain under strict restrictions due to the Coronavirus Pandemic as Government social distancing laws prohibit fans inside venues resulting in games being played behind closed doors. (Photo by Angel Martinez/Getty Images)
Angel Martinez Getty Images

RdT, Embarba y Calero. Iba a ser "uno de los partidos más importantes y difíciles de la temporada", en palabras de Vicente Moreno, la visita a un Albacete, tan colista como herido en su orgullo. Y ciertamente ante los manchegos no dio ni de lejos el Espanyol su versión más espectacular del curso, pero sí una de las más pragmáticas y eficaces, empujado por la dinámica ganadora de estas últimas jornadas. El partido estaba tosco, salvo los destellos de Puado, hasta que aparecieron Raúl de Tomás y Embarba. Juntos se fabricaron el 0-1, con ayuda (y asistencia) de Tomeu Nadal. El extremo, MVP de LaLiga Smartbank de marzo empeñado en serlo también de abril, en su enésima asistencia del año sirvió el 0-2 a Calero, quien se estrenó como goleador, y renovó ilusiones por su gran actuación, en otra diana perica a balón parado. Y, para poner la guinda, el 0-3 de RdT en el añadido, a centro de Dídac.

Ofensivo Vicente Moreno. A menudo criticado por su conservadurismo, parece haberse soltado el técnico del Espanyol en las últimas semanas, lo que se corrobora en alineaciones como la que presentó en el Carlos Belmonte, con un combo ofensivo: Darder, Embarba, Puado, De Tomás, Dimata… Y señalado en otras ocasiones por su hipotético inmovilismo en los cambios, ante el Albacete rescató hábilmente a Pedrosa de un disgusto, porque tenía amarilla, sustituyéndole al descanso por un Dídac notable esta semana, igual que contra el Fuenlabrada había hecho con Cabrera. Supo mover una plantilla inmensamente mejor que la de su rival, pero que llevaba un día menos de descanso y sufrido bajas, contratiempos y fatiga esta semana con Melendo, Lluís, Cabrera, Keidi, Puado, Pedrosa, Vargas…

El 'adolescente' Omar. Sin duda que la mala noticia para el Espanyol en el Belmonte, donde nunca había ganado en partido de Liga (cuatro derrotas y dos empates en las seis anteriores visitas), fue la salida de Óscar Gil, que por un golpe en el hombro puede perderse lo que resta de temporada. Con Miguelón también víctima de una larga convalecencia, tuvo Vicente Moreno que dar entrada a Omar El Hilali. Bendito descaro el de este lateral diestro de calle, del barrio de Santa Eulalia en L’Hospitalet, que surge desde el filial a los 17 años, más joven incluso que cuando debutó Nico Melamed, quien entonces tenía 18. La Ciudad Deportiva Dani Jarque es una inagotable cantera de diamantes que, y eso es lo importante, rinden en el primer equipo. Y así debe suceder con él si se confirman los malos augurios sobre Óscar Gil.

El 0-3 de Raúl de Tomás.

Lanzados al ascenso. No tuvo mucha más historia el Albacete-Espanyol que lo que supone para los pericos en la tabla clasificatoria. Y ahí el valor es enorme. Se consolida como líder de Segunda el conjunto blanquiazul, ahora en solitario, y deja en hasta siete puntos el corte con el tercer clasificado, es decir, con el primero que no asciende directamente. A siete puntos, que no es poco, en homenaje a José Luis Cuerda y su cinefilia albaceteña mágica. Y todo gracias a una racha de diez jornadas sin perder, de las que las cuatro últimas se han saldado con victorias, 14 goles anotados y con solo un gol en contra. Inmejorable contexto para afrontar el penúltimo esfuerzo en el camino obligatorio hacia Primera: el Espanyol-Leganés y el Almería-Espanyol de las dos próximas semanas.