DIEGO CAPEL

"No me adapté al Barcelona y decidí volverme a casa"

Diego Capel habló en el canal de Youtube Ídolos, sobre las posibilidades que tuvo de fichar por el Barça y el Real Madrid. Drenthe fue quien le impidió jugar de blanco.

"No me adapté al Barcelona y decidí volverme a casa"
ALBERT GEA REUTERS

Diego Capel (33 años) fue todo un suceso en LaLiga cuando irrumpió en el Sevilla. Fue un trueno. Eso hizo que equipos como el Real Madrid llamara a su puerta. Con el club blanco lo tenía hecho. Era 2008. Pero vestir de blanco pasaba por que el Madrid se deshiciera de Drenthe. Y eso no sucedió. Finalmente se quedó en el Sevilla y su carrera le llevó a equipos como el Sporting de Portugal, el Genoa, el Anderlecht, el Extremadura o el Birkirkara FC de Malta. En el portal de Youtube Ídolos rememoró aquel episodio.

Fichaje frustrado por el Madrid: "Estaba hecho con el Madrid. Lo tenía prácticamente cerrado. Me llamaron y me dijeron que si salía Drenthe, el Real Madrid me fichaba, pero por circunstancias no salió y me quedé sin cumplir ese sueño. Hablaba todas las semanas con Mijatovic, que entonces era el director deportivo. Me dijo que me seguían desde hacía mucho tiempo y que me querían fichar. Faltó nada para que se cerrase".

El Sevilla y Del Nido: “Es verdad que en aquel momento el Sevilla tenía de presidente a Del Nido, que era difícil en este tipo de operaciones, pero la cosa era que necesitaban que saliese Drenthe para pagar mi traspaso y no lo consiguieron. Estuve esperando hasta el último día de mercado. Estaba bien en el Sevilla, pero es verdad que dar ese pasito de ir a un club más grande fue lo que me faltó en mi carrera".

Las dos veces que ‘rechazó’ al Barcelona: "Era muy joven y estaba muy pegado a mi familia y el cambio tan radical de fichar por el Barcelona y vivir en la Masía... No me adapté como yo esperaba. Decidí volver a casa porque es lo que más necesitaba, sabiendo que se podía perder uno de mis sueños. Más allá de que pasé malos momentos, Víctor Valdés me arropaba mucho en ese momento, y sentí cariño por parte de todo el mundo y estoy agradecido por cómo me trataron allí. Unos años después el Barcelona intentó de nuevo repescarme, pero decidí quedarme en el Sevilla porque por este camino lo iba a tener mucho más cerca para cumplir mis sueños. Aquí había encontrado mi lugar y Monchi en aquel momento me dijo que el club apostaba por mí, que era una pieza para el futuro y que me veían como el sustituto de Reyes. Gracias al Sevilla soy quien soy".

Sergio Ramos: "Más allá de que estuvo poco tiempo en el primer equipo del Sevilla, Ramos ha demostrado siempre el grandísimo jugador que es. De Sevilla no salió bien, por el tema del traspaso y por todo lo que se habló después, pero él lo dio todo por este club. Por su personalidad se veía que iba a ser un líder y un referente. Es un canterano que lleva al Sevilla por bandera y sé que es el equipo de sus amores".

Pablo Alfaro y Javi Navarro: "Raspaban y yo me llevaba unas cuantas en el entrenamiento. A mi me pegaban patadas, me levantaba y no tenía cojones de decir nada. Por una parte, me venía bien porque era una manera de decirte: esto es lo que te va a esperar en Primera División. Era un niño y no entendía ese tipo de cosas, pero con el tiempo me di cuenta que fue bueno para mí. Más allá de que luego me han cuidado y han sido como unos padres para mí dentro del vestuario, me ayudaron muchísimo a la adaptación, además de darme buenos consejos”.

Su salida del Sevilla: “Dejar el club de mi vida fue complicado, pero también necesitaba un cambio después de tantos años. El Sporting de Portugal ya llevaba un tiempo interesándose en mí después de ganar el Europeo Sub- 21 y era el momento de salir para sentirme importante, por mucho que fuera duro salir. Me sentí muy querido, me marcó escuchar a 40.000 personas corear mi nombre en el José Alvalade. Jugamos unas semifinales de UEFA, ganamos una copa...".

Entrenadores que le marcaron: "Juande, Jiménez y Caparrós, en mi etapa en el Sevilla FC y luego Jardim en Sporting, pero también Jesualdo Ferreira y Domingos Paciencia me ayudaron mucho".

Las muertes de Reyes y Antonio Puerta: "La gente me comparaba con Reyes, era un referente en el Sevilla y para mí. He podido vivir grandísimos momentos con él y para mí siempre ha sido un espejo en el que mirarme por todo lo que ha representado. Siempre voy a estar agradecido por todo lo que me pudo dar. A día de hoy, cuando veo fotos suyas sigo sin creerme que se haya podido ir. Fue de un momento para otro y un palo para mí, ya que es difícil asimilar ese tipo de pérdidas. Por desgracia, también he vivido la pérdida de Antonio Puerta años atrás. Han sido situaciones que me han marcado un poco en mi vida y que me han hecho ver la vida de otra manera. Por mucho que pase el tiempo, siempre lo llevas ahí. Me puse el número 16 en la espalda por Puertas cuando falleció y desde el cielo me ayudó a que volviéramos a ganar un trofeo y poder dedicárselo a él años después".

Piqué y su compromiso con España: "Cuando coincidí con Piqué en la selección española, vi a un jugador súper comprometido, era un jugador que estaba llamado a ser referente en España y en aquel momento el compromiso con la selección era máximo. Era un jugador que se notaba que tenía algo diferente. Incluso en la sub21, antes de ir con la selección absoluta, seguía siendo un jugador muy comprometido, más allá de todas las cosas que se han podido decir sobre él, respecto al independentismo o a los pensamientos que luego pueda tener".

¿El Sevilla actual puede llegar a ser como el de aquellos tiempos?: "El Sevilla sigue haciendo grandísimas cosas, lo está demostrando, ya que ha ganado otra Europa League y sigue peleando con los grandes equipos de España. Sí que es verdad que en nuestra época tuvimos jugadores de grandísimo nivel y que estuvimos a punto de ganar la liga en aquel momento. El Sevilla de Lopetegui, incluso el de Emery, se asemeja mucho al Sevilla que nosotros vivimos. Nosotros pudimos hacer ese camino para que este club sea el más grande y me voy a alegrar siempre de todos sus logros porque el Sevilla es el club de mi corazón".