REAL OVIEDO

El Oviedo mantiene su colchón con el descenso

El gol de Blanco Leschuk, clave para que los azules no se metan en problemas. El duelo ante el Castellón podría certificar la tranquilidad para los de Ziganda

I. Urbón

Ya en la recta final de un partido en el que el Oviedo fue de menos a más apareció Blanco Leschuk, delantero de referencia de los azules, para cabecear a la red un buen centro de Javi Mier. Era el golpe de suerte que necesitaban los de Ziganda para lograr el empate y que no aumentaran los problemas. Porque una derrota en Santo Domingo hubiera supuesto una situación más crítica para un equipo que ya sabe que su destino está en pelear por la permanencia esta temporada.

Ziganda plantó un equipo revolucionario sobre el césped, con futbolistas con escasa participación durante los últimos meses, como Johannesson, Jimmy y Obeng. La primera parte dejó una mala imagen del Oviedo, superado por el planteamiento del Alcorcón, más metido en el choque.

Fue en la segunda mitad, con los teóricos titulares sobre el césped cuando el equipo dio un paso adelante en busca del empate, que le evita mayores problemas.
Ahora, el vestuario se fija en el duelo ante el Castellón, a domicilio, para tratar de certificar un fin de campaña con tranquilidad desde la zona media. Una victoria en Castalia allanaría de manera sobresaliente el camino hacia la permanencia en una temporada irregular.