SELECCIÓN | ATLÉTICO DE MADRID

Qué fue de Seitaridis, el indisciplinado griego del Atlético que recorre mundo en su Ducati

El defensor se proclamó campeón de la Eurocopa con Grecia en 2004. Su aventura en el Atlético de Madrid acabó con la rescisión de su contrato.

Qué fue de Seitaridis, el indisciplinado griego del Atlético que recorre mundo en su Ducati

Georgios “Giourkas” Seitaridis (39 años) ha sido uno de los defensores griegos con más trayectoria e impacto de la historia de su país. El lateral alcanzó la gloria con su selección, pasó por diferentes clubes europeos y demostró un carácter único durante estos años. Además, su técnica, sus desplazamientos en largo y sus centros medidos al área lo conviritieron en un jugador de gran proyección.

Salto profesional en Grecia

Seitaridis arrancó su carrera profesional como futbolista en el PAS Giannina a la edad de 17 años. El joven se convirtió en un fijo de la defensa para contribuir en el ascenso a la Super Liga de Grecia, máxima categoría del fútbol heleno, durante la temporada 1999/2000. 

La madurez del futbolista, sus logros deportivos y su juego impulsaron al lateral hasta Atenas. Aquí, defendió la elástica del Panathinaikos por cuatro temporadas. Además, Seitaridis vivió el culmen de su trayectoria profesional en Atenas pues conquistó una Super Liga de Grecia y una Copa. Asimismo, había sido elegido previamente como mejor futbolista de la competición doméstica.

Por su parte, la selección griega absoluta le abrió las puertas del combinado nacional el 13 de febrero de 2002, donde debutó en un amistoso frente a Suecia. Sin embargo, el momento de su consagración como futbolista de moda tuvo lugar durante la Eurocopa de 2004.

Grecia se alzó con el título europeo contra todo pronóstico en Portugal. La figura clave de Seitaridis en el combinado nacional campeón de Otto Rehhagel lo llevó a integrar la selección de 23 hombres que formaban el equipo ideal de la UEFA. Además, también estuvo presente en la primera victoria griega en una Copa del Mundo -2 a 1 contra Nigeria en 2010-.

Antes de aterrizar en Madrid

Giourkas causó sensación en Portugal y el Oporto, reciente campeón de la Champions League, decidió hacerse con sus servicios por 3 millones de euros para la próxima campaña, a pesar de los rumores que situaban al futbolista en el Real Madrid. Su periplo portugués duró una temporada, pero el griego levantó una Copa Intercontinental y una Supercopa de Portugal.

A continuación, el Dínamo de Moscú incorporó a sus filas a un Seitadiris volvía a abandonó un club tras vestir su camiseta durante una temporada. El futbolista no logró adaptarse al ambiente ruso. Así, recaló en el Atlético de Madrid.

Seitaridis y Atlético, enfrentamientos constantes y relación rebelde

Los comienzos de Seitaridis en Madrid bien podrían servir como reflejo a los años venideros: el lateral fue expulsado en su primer partido como rojiblanco. Las lesiones y su conducta extradeportiva marcaron la etapa del griego aquí. A pesar de su potencial, la irregularidad impidió a Seitaridis triunfar en el Atlético.

Finalmente, la relación entre club y futbolista se torció por varios sucesos y ambos llegaron a un acuerdo en 2009 para rescindir el contrato que les unía. Previamente, Seitaridis y Maniche protagonizaron un momento tenso con el club debido a que ambos inclupieron el reglamento interno del club. Los dos futbolistas fueron suspendidos de empleo y sueldo por no acudir al Vicente Calderón a apoyar al equipo.

Últimos años como futbolista profesional y actualidad

Finalmente, Giourkas cerró su trayectoria como futbolista vistiendo la camiseta del Panathinaikos. Durante esta última etapa, volvió a conquistar una Super Liga de Grecia y una Copa de Grecia. El lateral heleno anunció su retirada en 2013 tras cuatro temporadas en Atenas y un registro de alrededor 400 encuentros como profesional, en los que anotó 5 goles y 7 asistencias.

Ahora, Seitaridis es vicepresidente la Organización de Cultura, Deportes y Juventud del municipio de Atenas. El exfutbolista fomenta las actividades culturales y deportivas de la ciudad. Además, combina el trabajo con su pasión por las motocicletas y recorre paisajes con su TMAX 560.