CLASIFICACIÓN MUNDIAL | SUECIA 1 - GEORGIA 0

Suecia gana con una preciosa asistencia de gol de Ibrahimovic

El delantero volvió a jugar con su selección cinco años después y fue decisivo al adjudicarse el pase (sin mirar) del único tanto, obra de Claesson.

Ibrahimovic ha vuelto a Suecia como lo dejó, como el jugador estrella de la selección. Es cierto que el delantero del Milán no marcó, pero su acción en el único tanto del partido, en el que se apuntó la asistencia, equivale prácticamente a haber visto puerta. El encuentro de Suecia fue gris, sin muchas florituras y además acabó pidiendo la hora ante una Georgia que por momentos pareció superior. 1-0 y gracias.

Los de Sagnol, que jugarán el próximo domingo contra España, plantearon un partido defensivo con el objetivo de cometer pocos errores y sacar algo positivo ante la otra grande del grupo. El encuentro comenzó precisamente como querían los visitantes, con poco o muy poco de Suecia ante la muralla georgiana. Para colmo los visitantes la tuvieron en una contra de Kvilitaia. Lustig estuvo muy lento y dejó el camino libre al delantero, pero incomprensiblemente falló cuando era infallable. Acto seguido respondió Kulesvski, que probó fortuna tras recortar a su par. Loria despejó. La ocasión fallada activo a los suecos que comenzaron a mandar y a generar más peligro. Isak, uno de los mejores durante la primera parte, lo intentó de volea antes de que Loria la mandara a córner. El gol local era inminente.

El partido de Zlatan fue como el de Suecia durante la primera mitad, de menos a más. Al principio se le vio algo impreciso, con un remate desviadísimo desde fuera del área en el 29', pero tras su error cambió la cara por completo y empezó a ofrecerse más y a combinar. Cuando Ibra la toca suceden cosas. Y así fue en el 35'. El ariete del Milán la pidió dentro del área, la amortiguó con el pecho y metió un pase sin mirar, a Claesson, que batió a Loria desde dentro del área pequeña para hacer el 1-0.

En la segunda parte Suecia comenzó a jugar con fuego al no irse a cerrar el partido ante una selección cláramente inferior y los georgianos se viernon dentro del partido. Eso sí, siempre que llegaban a posiciones cercanas al área tomaban la decisión equivocada y su ataque acababa en nada. En los últimos minutos la selección de Sagnol la tuvo clarísima para empatar, con un remate de Shengelia desde la frontal. Nordgelt despejó como pudo. No pasó más y gracias para Suecia. El encuentro de los de Andersson dejó mucho que desear ante un rival infinitamente inferior.