ITALIA

Pallotta atiza a Monchi a destiempo: "Queríamos a Ziyech y él nos trajo a Pastore..."

El expresidente de la Roma critica la gestión del español al frente del club durante su estancia: "Nunca debí haber confiado".

Monchi fue director deportivo de la Roma entre 2017 y 2019. El español implementó un modelo de trabajo, pero finalmente tuvo que abandonar el club. Para algunos, modernizó el club y algunas de sus apuestas dieron algún rédito. Para otros su paso no dejó cosas positivas. Lo que sorprende ahora es que pasado el tiempo, su exjefe. James Palotta fue duelo del club y presidente durante ocho años, dos de ellos con Monchi como director de operaciones deportivas y no ha dudado ahora en atacar al español. Lo ha hecho por Twitter, para comentar con aficionados situaciones actuales del equipo.

Javier Pastore fue una de las incorporaciones del español en 2018. El argentino se había estancado en el PSG y Monchi lo llevó a la Roma, donde nunca ha cuajado y donde las lesiones le han perseguido. Pastore sigue en el club con un salario considerable para el club capitalino. Pastore tiene contrato con la Roma hasta 2023 y, ahora mismo, es una patata caliente. Así, aficionados romanistas han señalado a través de Twitter al exdueño y este se ha revuelto sobre este tema para apuntar directamente a Monchi. "Uno de tantos fichajes terribles", afirma el magnate norteamericano que en 2020 se deshizo de su participación en el club, yo, Baldini y Zecca queríamos a Ziyech y Monchi nos trajo a Pastore...", afirma sin miramientos Pallotta. "Es un hecho documentado", prosigue, antes de añadir que "a Monchi no le gustaba que el jugador fuera al Mundial y dijo que no se hacía".

Cada vez que puede, Pallotta critica abiertamente a Monchi de forma desmedida y a destiempo. Hace unos días, de nuevo por Twitter, respondía con un "estoy de acuerdo" a la afirmación de otro aficionado que le interrogaba sobre si fiarse de Monchi fue su mayor error al frente de la Roma. Con Pallotta como gestor el club mejoró en lo económico, pero no llegó a dar el salto deportivo que necesitaba. Monchi se marchó criticado, después de que la dirección prescindiera de Di Francesco, su apuesta en el banquillo, pero ahí tiene ahora a un Sevilla sólido y contundente, cuyos jugadores aparecen de nuevo en las quinielas de mercado de los grandes de Europa.