NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

El Barça vuela con el 3-4-2-1

Con el nuevo sistema, Koeman ha devuelto seguridad al equipo, ha potenciado a Alba y Dest; ha descubierto a Dembélé como delantero y Messi y Griezmann juegan cómodos por dentro.

Actualizado a
Koeman da instrucciones en Anoeta con Isak y Alba en el plano.
AMAIA ZABALODIARIO AS

Después de empezar la temporada con un 4-2-3-1 que se descubrió pronto algo fallido; y de transitar por el 4-3-3 con éxito al principio (ahí empezó la buena racha del Barça) pero problemas más tarde, Ronald Koeman vio síntomas de agotamiento del sistema después del 1-4 contra el PSG y del 1-1 contra el Cádiz. Fue entonces cuando decidió dar el tercer giro táctico del curso y sorprendió a Lopetegui en el Sánchez Pizjuán con un 3-4-2-1 que se ha asentado como nuevo sistema del Barça. Los azulgrana ganaron 0-2 allí y sólo cuatro días después remontaron la semifinal de Copa (3-0). El sistema vino para quedarse y, desde entonces, el Barça ha marcado 18 goles y ha encajado sólo tres en seis partidos.

El sistema, poco visto en Barcelona las últimas décadas y que es una muestra de personalidad de un entrenador que no se deja llevar por clichés facilones y propagandísticos sino que trata de optimizar las cualidades de sus jugadores, ha llenado de convicciones al Barça. Para empezar, ha asegurado la defensa. A la espera de la recuperación de Piqué, Mingueza y Lenglet, se han convertido en fijos y De Jong se ha convertido en una suerte de jóker. Puede jugar como centrocampista, pero Koeman lo ha utilizado como central desde el partido de París para darle un perfil incluso más ofensivo al equipo..., con los riesgos que conlleva en defensa.

Los grandes beneficiados y triunfadores del cambio de sistema son los carrileros. Alba, que ya estaba completando una gran temporada, se ha multiplicado en ataque. Pletórico, ha sido decisivo en un buen número de partidos desde que Koeman implementó el nuevo dibujo. Y la aparición ha sido Dest, que ya había jugado a buen nivel en Pamplona y París, y que terminó de soltarse en San Sebastián, con dos goles y un partido completísimo que empieza a justificar su fichaje el pasado verano. Con problemas para defender, Dest es, sin embargo, una flecha cuando va hacia arriba. La importancia de los laterales se explicitó en el Reale Arena. En el 0-1, Dest centró y la pelota acabó en el larguero. La jugada continuó y Alba asistió a Dembélé antes que Griezmann rechaase. En el 0-3, la conexión fue más directa todavía. Alba pisó el área, Dest entró con fe y la fortuna le sonrió en el rechace.

La otra gran sorpresa del dibujo es la posición de Dembélé, convertido en un nueve móvil. El último conejo en la chistera de Koeman. En partidos con espacios, el francés ha sido un dolor de cabeza para las defensas rivales. Le marcó en los dos partidos al Sevilla y también contra la Real. En París, además, tuvo la oportunidad de ser el héroe, pero falló con la espada ante Keylor Navas con dos oportunidades en la primera parte. La versatilidad de Dembélé, que le permite estirar el campo al Barça y hacerse más profundo, beneficia también a Messi y Griemann. El argentino se ha disparado en la tabla de goleadores y está bien conectado en el centro del campo, donde ve cerca a los dos carrileros y también a Busquets, Pedri y hasta Griezmann. Para el Principito, el cambio de sistema también le permite alejarse de la banda y jugar con libertad de movimientos por dentro. Eso le potencia por su buen sentido táctico del juego y su apacidad para abarcar espacios. Messi y Griezmann juegan cómodos con Ousmane por delante.

De este nuevo 3-4-2-1 sólo queda una duda y es qué hará Koeman en los partidos duros que aún le esperan hasta el final de campeonato (Real Madrid, Atlético, Athletic en la final de Copa, Villarreal, Valencia....). Una vez recuperado Piqué, es posible que entre en la defensa para acompañar a Mingueza (o Araújo) y Lenglet. De Jong tendría que subir su posición en el campo y el gran sacrificado podría ser Griezmann, aunque si es necesario llegar más a gol, también podría ser Pedri. Lo que está claro, de momento, es que el Barça vuela con el nuevo dibujo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?