Las Palmas

Las Palmas abre sus fronteras

El equipo insular ganó en Fuenlabrada 63 días después de su última victoria fuera de casa. Está mas cerca del playoff, siete puntos, que del descenso, a diez.

Las Palmas abre sus fronteras
@LaLiga

Ni que fuera un maleficio, acaso una cuestión psicológica con la excusa de los desplazamientos cada vez con menos posibilidades de ser colada, le cuesta un mundo a Las Palmas obtener un saldo positivo, la mismo da que sean tres o un punto, en sus viajes allende el Atlántico. Por eso, aunque efímero, el partido de Mallorca fue considerado un punto de inflexión.

Ocurre que la formación de Pepe Mel se plantó en dicha joya mediterránea el pasado 10 de enero con un triste bagaje fuera de casa, en cuya estadística no se recogía ningún triunfo a domicilio. A priori tampoco allí había muchas posibilidades de éxito, pues le esperaba en su guarida uno de los mejores equipos de la categoría y que entonces, como hoy, era el líder de Segunda División. Sin embargo, cuando más siniestro pintaba el panorama, mejor jugó Las Palmas, absoluta dominadora de un partido que acabó 0-1 con gol de Sergio Araujo, por cierto el último que ha marcado hasta la fecha el delantero argentino.

En el chárter de vuelta de Mallorca, cosas del COVID-19, se las prometían muy felices Mel y su cuerpo técnico. Por fin parecía tocada la tecla decisiva. Así lo ha reconocido varias veces el entrenador madrileño, sugiriendo que el equipo que alineó en Mallorca, por nombres y forma de jugar, se asemejaba mucho a su ideal de juego con esta Unión Deportiva Las Palmas. Aquel día jugaron: Domínguez; Lemos, Curbelo, Suárez, Dani Castellano; Javi Castellano, Sergio Ruiz; Rober (Fabio), Kirian (Miguélez), Clemente (Benito); y Araujo (Espiau).

Sin saberlo, aquel vuelo que unión los principales archipiélagos de España maniató por completo el futuro a corto plazo del equipo. Poco después se supo que había algún caso positivo en COVID-19 entre la tripulación que acompañó al equipo, acabando contagiados Rober, Clemente o Jonathan Silva, o confinado Edu Espiau.

Entre aquella victoria de Las Palmas en Mallorca y de ayer en Fuenlabrada han pasado 63 días. De momento suma apenas dos triunfos fuera de casa, cinco el curso pasado. Con Pejiño ya incorporado y otros baluartes como Jesé y Mujica adhiriéndose a la causa amarilla, como Rober tras dejar atrás las secuelas del COVID-19, la base del equipo se mantiene. De hecho, este fue el grupo que salió victorioso del estadio Fernando Martín: Domínguez; Lemos, Curbelo, Suárez, Dani Castellano; Rivera, Sergio Ruiz (Javi Castellano); Pejiño (Benito), Jesé (Rober), Araujo; y Mujica (Clemente). Así, en Mallorca y Fuenlabrada, repitieron siete futbolistas en el equipo inicial. Curiosamente, los cuatro jugadores que entraron ayer en la segunda parte también estuvieron en territorio balear: Clemente, Javi, Rober y Benito.

Entre Mallorca y Fuenlabrada, la hecatombe. Así, la UD perdió consecutivamente contra Mirandéz (2-0), Almería (3-1) y Castellón (4-0).

63 días después, y con la misma base de futbolistas, Las Palmas abrió sus fronteras y volvió a ganar fuera de casa. De momento está 10 puntos por encima del descenso y tiene los playoff a siete. La base se mantiene y los refuerzos (Jesé, Mujica) parecen cada vez más acoplados. El tiempo le volvió a dar la razón a Pepe Mel.