E. LEAGUE | TOTTENHAM 2-D. ZAGREB 0

Kane marca la diferencia

El delantero inglés dejó al Tottenham con pie y medio en cuartos de final con sus dos goles. Bale volvió a ser suplente y desperdició una clarísima ocasión en el último suspiro.

A Harry Kane hace tiempo que se le ha quedado pequeña la Europa League, y, quien sabe, si no se le habrá quedado pequeño también el Tottenham. Convertido ya en el factor diferencial que hace del Tottenham un grande de Inglaterra y no un buen equipo más, el inglés no puede hacer más para el ecosistema en el que se mueven los spurs. Si quiere crecer y consagrarse como uno de los mejores ‘9’ del mundo, tendrá que volar. Hoy, en la ida de los octavos de final frente al Dinamo de Zagreb, dos tantos suyos sirvieron para inclinar la balanza de una eliminatoria en la que los de Mourinho son muy superiores. El portugués ni siquiera consideró necesario sacar a Bale de titular por el derbi de Londres del domingo.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para los spurs. Cuando apenas quedaban 10 minutos para que acabase el partido, Kane tuvo que abandonar el terreno de juego, eso sí, por su propio pie, antes de que le colocasen una aparatosa bolsa de hielo sobre su rodilla. Antes, aprovechó una jugada fantástica de Lamela en la primera mitad para abrir el marcador y luego, en la segunda, se desenvolvió como un felino dentro del área para aumentar la brecha. Que fuese capaz de hacer lo que hizo dentro del área ante las atentas miradas de los defensas ejemplifica perfectamente la diferencia de nivel entre ambos equipos.

Con este doblete ya son 21 los goles que lleva Kane esta temporada, quien, por cierto, cierra una semana redonda en el Tottenham Hotspur Stadium, donde en los últimos cuatro días ha marcado 4 goles y repartido 2 asistencias. Bale, por su parte, salió en la segunda mitad y, además de lanzar una de esas faltas marca de la casa que son un infierno para los porteros, tuvo una ocasión clarísima en el último minuto a puerta vacía que podía haber sentenciado la eliminatoria.