REAL MADRID

La operación central, al rojo vivo

La posible salida de Varane y la renovación de Ramos, todavía en punto muerto, obligan al Madrid a mover ficha. Alaba, Pau Torres y Koundé siguen siendo los favoritos del club.

Aunque el Real Madrid quiere centrarse en firmar una gran atacante el próximo mercado de fichajes, la situación en la defensa le obliga a mover ficha. Sergio Ramos sigue sin renovar y la situación se está alargando más de lo que ambas partes desean. El capitán sigue esperando ofertas que no llegan y el club no se mueve de su oferta (dos años de contrato con 12 millones de sueldo, aunque con una rebaja salarial del 10% como mínimo, la primera temporada). Por otro lado, Varane está barajando la opción de marcharse. Cree que su etapa en el Madrid podría haber llegado a su fin y está dispuesto a probar otras ligas. Tiene contrato hasta 2022, por lo que el club escuchará ofertas por él para que no se vaya gratis el año que viene.

Con todo ello, el conjunto blanco empieza a planear la temporada que viene y es consciente de que tendrá que hacer, como mínimo, un fichaje para el centro de la zaga. Aunque la gran inversión será para fichar un delantero (Mbappé y Haaland son los dos nombres que se barajan) esperan poder reforzarse en defensa con un futbolista de primer nivel.

Alaba ha sido la primera opción todo este tiempo, pero la situación se ha torcido. Aunque habría que pagar una prima de fichaje, llegaría libre una vez finalice su contrato con el Bayern el 30 de junio. El problema lo ha originado el sueldo que está pidiendo el austriaco: quiere, como mínimo, 11 millones al año. El Madrid no está dispuesto a llegar a esas cantidades. Además, la aparición de Laporta en el FC Barcelona complica aún más la negociación.

Si finalmente se marcha Varane, el club espera poder sacar por él suficiente como para afrontar otra gran operación. El francés de 28 años está valorado actualmente en 70 millones de euros, según la web especializada Transfermarkt. En caso de que se lleve a cabo una venta, hay dos jugadores sobre la mesa: Joules Koundé y Pau Torres. Con el primero, de 22 años, hay dudas desde la parte económica, ya que el Sevilla se remite a su cláusula (80 millones) y no parece dispuesto a negociar. El segundo, de 24, se considera más asequible, aunque tampoco saldrá barato: actualmente está valorado en 40 millones.

Se viene un verano de mucho movimiento en las oficinas del Bernabéu. El club está dispuesto a escuchar a todas las partes para tomar la mejor decisión, pero deberá andarse con pies de plomo para no acabar debilitado.