BARCELONA

Los retos de Laporta

El nuevo presidente del Barça entra con urgencias. La primera, la renovación de Messi. Pero también el futuro de Koeman, la búsqueda de liquidez y el posible traslado a Montjuïc.

Joan Laporta se encuentra un Barcelona maltrecho que, sin embargo, ha repuesto un poco su situación deportiva. Pero que necesita un plan de choque inmediato en lo económico, retoques deportivos y que tiene pendiente la renovación de Messi, el futuro de Koeman y el traslado a Montjuïc durante dos años. Aunque tiene diez días para tomar posesión, tiene que ponerse manos a la obra empezando con el viaje a París, donde se va a encontrar cara a cara con Ronald Koeman y Leo Messi. Esta misma mañana, Laporta tiene la intención de hacerse un PCR para poder estar en el Parque de los Príncipes con el equipo. Los principales retos de Laporta en sus primeros 100 días de gobierno son los siguientes.

La renovación de Messi

Es urgente una primera cumbre con el padre del jugador. Laporta anunció que, antes de hacer la oferta, tiene que saber exactamente cómo está la economía en el club. Pero debe haber un acercamiento entre las partes para que al menos convenza al futbolista para esperar a la propuesta azulgrana. La victoria de Laporta ("confía en mí porque nunca le he fallado") y esa potente imagen del argentino votando, implicado en la vida social del club, ha llenado de esperanza al barcelonismo porque ha cerrado el feo capítulo del burofax. Tal vez para siempre.

Organigrama

Laporta no ha querido hacer público durante la campaña ningún nombre, pero está casi confirmado que Mateu Alemany será el nuevo director general del Barça

El futuro de Koeman

Pese al enorme trabajo del holandés, que ha levantado un vestuario que estaba en ruinas deportiva y anímicamente; y ha proyectado jóvenes al estrellato, Laporta ha sido tibio con las opciones de que Koeman termine su contrato, que expira en 2022. "Tiene el margen del juego y los resultados", repite. Durante la campaña, se especuló con el nombre de Mikel Arteta como futurible, un nombre con muchísimo menos peso a estas horas en Can Barça. Koeman no se corta. "Si no veo un futuro para mí, tendremos un problema porque tengo un año más de contrato". Un factor puede pesar, y mucho. El vestuario está con Koeman, que ha devuelto la cultura del esfuerzo al equipo.

La economía

Joan Laporta se va a poner en manos de Jaume Giró, su vicepresidente económico, para intentar salvar la delicadísima situación del club. Lo primero que quiere el Barça es refinanciar la deuda y sentarse con los bancos para que los 730 millones de deuda a corto plazo se pasen al largo plazo. El Barça tiene que obtener dinero a corto plazo. En junio, hay un vencimiento del crédito puente con Goldman Sachs de 90 millones de euros. Hay unas amortizaciones de 186,6 millones que se deben pagar sí o sí, con la masa salarial disparada, que es casi un 75% del presupuesto del club, y pagar el crédito puente que se pidió para construir el Estadi Johan Cruyff. Como su plan pasa por tener liquidez, el Barça piensa en la emisión de los famososos bonos Laporta; y también ofrecerá a los socios la posibilidad de que colabore económicamente con el club retornando el esfuerzo con experiencias relacionadas con el primer equipo que todavía no se han dado a conocer.

El Espai Barça y la posibilidad de ir a Montjuïc

Joan Laporta debe analizar con el equipo de trabajo cuál es la realidad del proyecto y del crédito de Goldman Sachs, de 825 millones de euros, para que los socios aprueben ese crédito en la Asamblea y para, tal vez, preguntarles por la posibilidad de mandar al equipo a Montjuic dos años para acelerar unas obras que si no pueden eternizarse y, lo que es peor, encarecer más la obra.

La regeneración moral

Laporta entra en el Barça días después de la detención de Josep Maria Bartomeu, que tiene pendiente declarar por el Barçagate, ese feo escaándalo que ha destapado un juego de cloacas en el Camp Nou. Una acción de responsabilidad contra Bartomeu está descartada porque la pandemia libera a los clubes de las pérdidas producidas por el COVID. Pero Laporta ordenará una auditoría que debe desgranar la situación real del club para luego, tomar decisiones.