BARCELONA

Ilaix, a impacto por partido

Con 18 años recién cumplidos, Koeman ha creído en él y el centrocampista nacido en Conakry responde con personalidad, criterio y goles.

Después de Pedri, al Barça parece haberle caído otro ángel, el Príncipe de Conakry. Ilaix Moriba (19-1-2003) es la nueva sensación del equipo de Koeman. "Este gol me lo llevaré a la tumba", dijo emocionado en El Sadar Ilaix, que va a impacto por partido. Después de jugar 27 minutos de mucho nivel en el Sánchez Pizjuán, en un partido en el que el Barça se jugaba todas sus opciones de seguir vivo en LaLiga y en e que respondió como un jugador hecho, el centrocampista también rindió a satisfacción en la prórroga del partido de Copa ante los de Lopetegui. Finalmente, reventó las redes de Sergio Herrera con un zurdazo espectacular que sentenció el partido de Pamplona.

Ilaix lleva un gol y dos asistencias en tres ratos en LaLiga. De él se sabía que era un jugador con un gran despliegue físico, condiciones técnicas, 'flow' y descaro, pero se ponía en duda su criterio y madurez. Y es lo que más está demostrando en el césped, saber qué conviene hacer en cada acción. "Siempre te da algo extra, juega con personalidad", admitió Koeman. Algo debía olerse el holandés cuando permitió la cesión de Carles Aleñá al Getafe. El bajo nivel de Pjanic y la falta de cuajo aún de Riqui Puig han abierto una puerta a un jugador en el que Koeman ve algo especial. Y con quien tiene conexión. Esa reverencia que Ilaix le hizo en Sevilla en agradecimiento es un guiño de complicidad que este sábado repitió en Pamplona. "Ronald me dice que, cada vez que me acerque al área, disparece", explicó Ilaix. "Desde pequeño, siempre me ha gustado al fútbol. Pero siempre quise jugar aquí en el Gracias a Dios, mi padre me traje a Barcelona". Ilaix llegó en 2010 al Barça. Paso a paso, y pese algún obstáculo como una lesión de rodilla en su debut con la Selección Sib-17 ante Grecia, el Príncipe de Conakry empieza a hacerse un sitio en uno de los clubes más grandes del mundo.