LAS PALMAS - JUAN GUEDES (III)

"Dentro de la caseta era el que mandaba. Lo respetaban y querían"

Federico Páez y Noly recuerdan con admiración la figura de Juan Guedes a pocos días del 50 aniversario de su fallecimiento.

Federico Páez
UD Las Palmas

En una nueva cita con grandes leyendas que pasaron por la casa amarilla, el Diario AS ha logrado juntar, vía telemática, a dos ex futbolistas como Noly y Federico Páez, que marcaron una época en los años 70 y principios de los 80, para hablar de la figura de Juan Guedes con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento, que se cumple el próximo martes, 9 de marzo. Si bien ambos no llegaron a compartir formación con “EL Mariscal” en el viejo Estadio Insular, si lo conocieron de cerca como futbolista y fue un espejo para ellos en el terreno de juego.

"Era una persona intachable"

Al ser preguntados ambos por su primer acercamiento a Juanito Guedes, el primero en arrancarse es Noly, que jugó desde 1972 hasta 1982 en la UD y que tuvo la fortuna de entrenar con el primer equipo en varias ocasiones, recordando que "justo el año que murió Guedes, yo empecé a entrenar con el primer equipo. Cuando hacíamos el partido entre semana, nos llamaban a los que despuntábamos para completar el equipo de 'sparring' y tuve la suerte de jugar aquellos encuentros".

Noly.

Eso sí, reconoce, más de cincuenta años después, que "la primera vez que me llamaron para entrenar con el primer equipo tenía hasta miedo por los nombres que habían dentro de la caseta y, precisamente, el primero que llegó fue él (Guedes). Se me quedó mirando y me dijo que entrara cogiéndome de la cabeza. Era un tío encantador. A partir de ahí, se me fueron quitando los nervios. Tenía una gran humildad y un cariño tremendo. Ayudaba mucho a los jóvenes, al igual que Tonono".

Irrumpe ahora en la conversación Federico Páez, con 12 temporadas a sus espaldas en el equipo de su vida (1971 a 1983) y ser uno de los pocos afortunados que ha recibido la insignia de Oro y Brillantes del club, tras haber estado vinculado casi toda su vida a Las Palmas hasta el año 2013, cuando se jubiló, para hacer memoria también de aquellos partidillos de los miércoles. "Cuando jugaba en el Aficionado me enfrenté muchas veces a él y, sólo jugué una vez con él en Lanzarote, cuando la UD lo mandó con nosotros porque se estaba recuperando de una lesión de rodilla y necesitaba rodaje. Fuera del terreno de juego era un gran amigo, una persona extraordinaria y maravillosa, que daba unos ejemplos increíbles dentro de la caseta, un auténtico líder", nos explica.

"Él ayudaba mucho a los jóvenes y, si necesitabas algo o tenías problemas de dinero, él no dudada en solucionártelo. Una persona intachable. Dentro de la caseta era el que mandaba y le hacía caso todo el mundo, lo respetaban y querían", añade.

"Sus desplazamientos en largo era un espectáculo"

Además de como persona y esos momentos que compartieron de una u otra forma sobre el césped, ambos hablan de su visión como espectadores de lo que suponía ir a ver a aquel equipo de ensueño comandado por "El Mariscal y Tonono, que fue subcampeón de Liga en la temporada 1968/1969. Tuve la fortuna de verlo jugar. Cuando hablo de aquella época de Las Palmas, del viejo Estadio Insular, me quedo con sus desplazamientos en largo, aquello era un espectáculo, cuando metía balones en largo a Gilberto I, con esa velocidad que tenía. Una maravilla", dice Noly, mientras que Páez añade que "dentro del campo era un futbolista extraordinario. Yo era un aficionado más a la UD Las Palmas y aún lo sigo siendo, pero tuvo la mala fortuna de topar con una enfermedad".

La figura del capitán

En cuanto a lo que significaba su figura dentro y fuera del campo como capitán Noly nos expone "la falta que hace un hombre ahí que coja el liderazgo tanto dentro como fuera del vestuario y que mande en el partido y dirige" en la UD Las Palmas de hoy en día, ya que "tanto él como Tonono no eran capitanes solo para darle mano al árbitro. Ejercían de algo más. Para los chicos jóvenes que empiezan es fundamental gente con jerarquía y se echa de menos".

"Mandaban en todos los aspectos, en cualquier problema nos marcaban el camino a los jóvenes. Nos indicaban el respeto a la institución dentro y fuera del campo. Cuando estabas dentro te enseñaban cual era el comportamiento que debías de tener. Aparte de la calidad sobrada que tenían dentro del campo, siendo subcampeón de Liga. Ese equipo podía sacar puntos en el Bernabéu y en el Camp Nou sin problemas", sentencia.

Su pérdida: "El sepelio fue increíble"

"Fue un mazazo, aunque se esperaba. Fue muy duro. El sepelio desde Pío XII, con la gente en los balcones fue algo increíble", rememora Noly hablando del traslado del cuerpo de Juanito Guedes a la sede social del club en Pio XII nº 29 y la marcha desde Pío XII hasta San Lázaro que aglutinó a miles de personas venidas desde toda Gran Canaria. Algo que también sintió con gran dolor Páez aquellos días, como nos dice que "me acuerdo de ir con Ernesto Aparicio a la Clínica Santa Catalina a verle y lo pasamos muy mal en lo personal, al igual que con Tonono. Lo sentí muchísimo. Por otro lado, esos dos palos marcaron también bastante a la entidad, ya que eran dos figuras extraordinarias que se fueron de la noche a la mañana. Con ellos siempre estábamos arriba y lo pasamos mal unos años hasta que nos recuperamos y llegamos a la final de Copa del Rey de 1978 ante el FC Barcelona".

Añoranza del espíritu de cantera

En cuanto a los recuerdos de aquella época gloriosa del club, Federico Páez resalta su amor incondicional por el jugador canario, ya que "quiero que jueguen siempre los canarios en la UD Las Palmas. Hombre, si viene un peninsular y es mejor que yo, pues me aguanto, pero yo prefiero que juegue gente de la tierra. Fui canterano y me alegro de que la gente de aquí destaque. Me gustaría que jugaran más en la actualidad, ahora solo ves en el once inicial a dos, tres o cuatro… Cuando yo jugaba éramos 11 canarios. Quiero que gane, pero con gente de aquí".

Sin duda, reflejo de cuánto ha cambiado el fútbol y este mundo globalizado en 50 años, donde las fronteras no existen y la cantera sirve cada vez más para equilibrar las cuentas antes que para crear un símbolo de unión entre el club y su afición.

La UD Las Palmas presenta la web en honor a Juan Guedes

La UD Las Palmas, a través de su Fundación, ha presentado este jueves en el RC Náutico de Gran Canaria la página web en honor a Juan Guedes juanitoguedes.com, como motivo del 50 aniversario de su fallecimiento, que se conmemora el próximo 9 de marzo, del que nos estamos haciendo eco en el Diario AS estos días.

En dicha web, obra del consejero e historiador del club, Antonio de Armas Nuez, se recoge un extenso repaso, repartido en 37 capítulos, de su vida personal, pasando por sus raíces familiares, infancia y sus primeros pasos en el mundo del fútbol, así como de su extensa trayectoria de once temporadas en la UD Las Palmas, donde destacó por su elegancia como jugador.