CASTELLÓN 4- LAS PALMAS 0

Aprobados y suspensos de Las Palmas: solo Jesé quiso cambiar algo

El extremo grancanario mostró más ganas y arrojo que el resto de sus compañeros en cuanto salió al terreno de juego.

Aprobados y suspensos de Las Palmas: solo Jesé quiso cambiar algo
ANGEL SANCHEZ DIARIO AS

Ale Domínguez: Superado por la incapacidad de sus compañeros. No pudo hacer nada en los goles y nada se le puede achacar.

Ale Díez: Falló un penalti en el minuto 88 que, teniendo en cuenta que el partido iba 4-0, era anecdótico. Hizo lo que pudo.

Suárez: Mantuvo el temple a pesar de que el resto de sus compañeros estuvieran desquiciados al final de la primera parte. Poco más.

Curbelo: Tuvo un final de la primera parte alocado por las circunstancias y acabó siendo sustituido por Cardona en la segunda mitad. Partido para olvidar.

Dani Castellano: una vez más parece que juega porque no tiene competencia en su posición, pero tampoco aporta nada en el ataque.

Javi Castellano: Quizás el de hoy fue un penalti que no debió ser pitado, pero la realidad es que entre este penalti y el de Almería, ha restado seis puntos a los amarillos.

Sergio Ruiz: error tremendo en el segundo que lastró a los de Mel. La UD necesita recuperar la mejor versión del cántabro.

Benito: Como si no hubiera estado sobre el terreno de juego.

Rafa Mujica: lucha y entrega, como siempre, pero por las circunstancias del partido fue sustituido y no pudo demostrar nada.

Pejiño: No tuvo el día.

Araujo: Dos entradas, dos tarjetas y expulsado. Un cero a la izquierda, que diría Bart Simpson. Necesita recuperar su mejor versión.

Jesé Rodríguez: Lo intentó, de nuevo, nada más entrar y, puede valorarse como el mejor jugador de la UD, aunque no tuvo fortuna de cara al marco rival. Sigue cogiendo rodaje.

Edu Espiau: Entró en el descanso y su participación fue escasa.

Fabio: Mel le dio la oportunidad de entrar en el trivote en la segunda parte y naufragó en su empeño de achicar aguas.

Kirian: Volvió a tener sus minutos con el equipo, pero ante la incapacidad de la escuadra amarilla de tener el balón su presencia pasa inadvertida.

Cardona: Quince minutos para nada.