SEVILLA-BARCELONA

Aprobados y suspensos del Sevilla: nunca gana a uno mejor

Los hombres de Lopetegui salen acomplejados ante el Barcelona y realizan el mismo partido que ante el Real Madrid o en el Wanda Metropolitano

Sevilla
Aprobados y suspensos del Sevilla: nunca gana a uno mejor
Toni Rodriguez DIARIO AS

Julen Lopetegui alineó de inicio al once esperado con la salvedad de la ausencia de Suso, tocado toda la semana. Papu Gómez fue quien ocupó su puesto respecto a la anterior jornada, De Jong se mantuvo como referencia en el ataque y Escudero regresó al lateral zurdo. El planteamiento fue un fracaso absoluto puesto que el Sevilla ni tiró a puerta en la primera mitad, ni siquiera tuvo media ocasión o lanzó un córner. Eso sí, se fue perdiendo.

Intervino el técnico vasco en el descanso introduciendo tres cambios y calcando el sistema de Koeman y a la hora de encuentro tuvo que agotar sus sustituciones. Sirvió de poco, porque el Sevilla nunca le gana a nadie mejor que él.

Bono: No pudo hacer milagros.

Navas: Tuvo el honor de realizar el primer tiro a puerta del Sevilla, que llegó en el minuto 51 nada menos. Partido normalito.

Koundé: De los pocos con algo de rebeldía para intentar cambiar el sino de un partido en el que los suyos parecían condenados de antemano. Se equivocó, como es lógico, pero al menos no se resignó.

Diego Carlos: Providencial en varios cortes en el primer tiempo, pudo siempre con Messi pero el argentino le sacó una amarilla que le hizo ser sustituido en el descanso.

Escudero: En la línea gris del resto de sus compañeros.

Fernando: El 0-1 llegó porque se soltó en ataque, perdió el balón y nadie le cubrió la espalda. ¿Debió hacerlo? Pues quizás no, pero a veces se agradece que un jugador se asome al área rival y no se dé la vuelta para que la jugada acabe en el portero. Dicho lo cual, no fue su mejor tarde.

Jordán: Quiso la pelota y fue agresivo. De lo poco salvable del Sevilla.

Rakitic: Poquísimas decisiones correctas y despistado a la hora de guardar la espalda de Fernando en la acción del 0-1. Muy mal.

Munir: No tuvo ni un balón claro y tampoco supo como atacar a sus ex compañeros. Se quedó en el banquillo tras el descanso.

De Jong: Bajó algunos de los melones que le mandaron desde la defensa, pero también perdió varias batallas con Piqué.

Papu Gómez: Desaparecido la primera medio hora, cogió el balón desde el 0-1 para perderlo continuamente y se quedó en el banquillo en el descanso.

CAMBIOS

Rekik: Entró para cambiar de sistema y evitar el peligro de la amarilla de Diego Carlos y vio tarjeta en el primer minuto del segundo tiempo.

En Nesyri: Atropellado, desordenado... Pero puso nerviosa a la zaga rival y marcó un gol que fue anulado por mano previa.

Suso: El faro del Sevilla. Tiene que jugar aunque está cojo.

Óscar: Está entonado y habría que aprovecharlo.

Óliver: El centrocampista del Sevilla que mejor está y al que más fácil es sacar del once titular. Paradójico.