BADAJOZ 0 - TALAVERA 0

El Talavera resiste con diez el hostigamiento del Badajoz

Los blanquiazules arañan un punto del feudo del líder en un partido en el que jugaron 93 minutos con uno menos por la expulsión de Rodrigo.

La parada de Edu Sousa al remate de Jesús Clemente en el Badajoz-Talavera de Segunda B.
Captura TV Footters

El Talavera logró un punto en Badajoz en un ejercicio de resistencia en el Nuevo Vivero. Los blanquiazules se quedaron con diez en el minuto 11 por la expulsión de Rodrigo y en un alarde de esfuerzo colectivo consiguieron soportar las acometidas del líder, al que el empate le bastó para proclamarse matemáticamente campeón del subgrupo, y que acabó desesperado ante su propia falta de acierto y las pérdidas de tiempo del rival. El encuentro tuvo seis minutos de añadido en la primera mitad y ocho en la segunda.

El Badajoz salió a demostrar la condición de líder arrollador que ostenta, sin que el Talavera fuese capaz de contenerle. Las bandas blanquinegras fueron auténticos bombarderos de centros buscando a Gorka Santamaría y Aquino. Los primeros diez minutos auguraban un partido de sufrimiento para el Talavera, certeza que se confirmó y agudizó cuando el árbitro expulsó a Rodrigo por entrar a un remate con los tacos por delante ante la salida de Kike Royo. El colegiado tuvo la decisión que le faltó en otras acciones de amarilla (a Vicente le perdonó dos amonestaciones bastante claras en la primera mitad) y mostró la roja al brasileño.

Los locales bajaron alguna revolución, confiados quizás de su capacidad para madurar el partido hasta que la fruta hasta que cayera del árbol y al mismo tiempo conscientes de que la inferioridad numérica atemperó la fogosidad de los talabricenses en el ataque y la presión. Mediada la primera mitad, el Talavera reclamó un penalti a Añón en un balón que Corredera le sacó limpiamente en uno de los pocos acercamientos visitantes al área. Por si tenían poco con la expulsión, superada la media hora a los de Víctor Cea les cayó otra desgracia con la lesión de Adighibe, que quedó KO en un choque con César Morgado y tuvo que ser evacuado del estadio en ambulancia.

El contexto de partido propició que tras el descanso se diera continuidad al guion de la primera parte. Un Badajoz que llevó la iniciativa y las ocasiones sobre la portería de Edu Sousa y un Talavera agazapado, a guardar la ropa (el punto, en este caso) y esperar su oportunidad. El guardameta gallego, en su mejor partido de la temporada, desbarató dos claras ocasiones de Clemente y Tomás en los primeros diez minutos.

Pese a la amplitud de su arsenal, con el paso de los minutos la munición del Badajoz fue perdiendo calibre. Los de Fernando Estévez perseveraron en busca de la victoria, pero cada vez con menos puntería. Tampoco les ayudó el mar de interrupciones en el que hundió el partido el Talavera, en busca de ganar tiempo al crono y tomar un poco de oxígeno de vez en cuando en su ejercicio de resistencia ante el hostigamiento pacense. Un aguante premiado con un punto de oro para los cerámicos.