SPORTING

Mariño: "No nos tiene que volver locos el ascenso directo ni nada"

El portero sportinguista desea subir cuanto antes a Primera pero apunta que "quizá este año sea más difícil por los equipos que están en la pelea".

0
Mariño: "No nos tiene que volver locos el ascenso directo ni nada"
PACO PAREDES DIARIO AS

Diego Mariño mantiene la idea de su entrenador y prefiere no mirar más allá del próximo partido en busca de un objetivo para el Sporting. El portero expresó su deseo de conseguir el salto a Primera esta temporada con el equipo gijonés, pero advirtió que "no nos tiene que volver locos el ascenso directo ni nada".

"Ojalá pueda ser éste el año del ascenso. No hay cosa que más desee por todo. Por el club, por mi, por la ciudad, por la afición. Creo que es lo que todos queremos y más deseamos. No sé si será este año, pero ojalá sea este año o sea pronto", dijo Mariño. Ahora bien, advirtió que "quizá este año, en el que estamos muy bien, sea más difícil por los equipos que están en la pelea".

El portero del Sporting considera que "es muy difícil mirarnos contra ellos viendo los equipos que tenemos por delante y viendo las plantillas que tienen". Por esa razón, cree que "tenemos que ir por nuestro camino, a pelear cada partido como si fuese el último. Estamos cerca, en una buena línea y vamos a seguir peleando". Mariño insiste: "El objetivo es pensar a corto plazo, en el Albacete, porque, si no, nos equivocaríamos".

Más aún, Diego Mariño recordó que "el primer objetivo es alcanzar los 50 puntos y no sé lo que va a pasar después de alcanzar los 50 puntos. Ya veremos hasta dónde somos capaces de llegar".

Mariño fue uno de los afectados por el coronavirus en las primeras semanas del año. El portero gallego quiso zanjar el asunto con las siguientes palabras: "Solo decir que estamos en una pandemia mundial, que mucha gente se ha contagiado y que nosotros no estamos exentos de ello. Por desgracia lo cogimos, se habló demasiado y no cogimos un simple resfriado, sino una enfermedad de la que se ha muerto mucha gente. Escuchar todo lo que se escuchó y todo lo que se difamó da un poco de rabia".

De aquel período de convalecencia recuerda que "lo pasé muy mal durante la fase de aislamiento" por no poder ayudar al equipo. Después, "me costó los primeros días un poco porque estuve varios días en casa sin hacer nada. Costó volver a la actividad, pero ya es la cuarta semana y me encuentro muy bien, cada día mejor, y espero seguir ese camino".

Mariño, como toda la plantilla del Sporting, lamenta que la afición no pueda acudir al estadio por las restricciones sanitarias a causa de la pandemia. "Es una pena no estar disfrutando este momento con nuestra gente porque todo sería mucho más fácil. No me quiero imaginar lo que sería ahora El Molinón. Sería una olla a presión", concluyó.