CELTA

Brais recupera su nivel de internacional

El centrocampista del Celta suma cinco goles, los mismos que llevaba a estas alturas del año en la temporada que debutó con la selección española.

0
Brais Méndez, durante el partido disputado por el Celta contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

De todos los futbolistas del Celta que han renacido tras la llegada de Eduardo Coudet, el caso de Brais Méndez es el más llamativo. El centrocampista arrastraba una sequía goleadora de 20 meses y en un trimestre ha anotado cinco tantos. De la mano del Chacho, el canterano celeste vuelve a ser el jugador que en noviembre de 2018 debutó con la selección española.

La temporada que Luis Enrique le abrió las puertas de La Roja el mosense firmó su quinto gol del curso en la 24ª jornada. Aquel ejercicio lo terminó con seis dianas en su cuenta particular. La última la marcó el 3 de abril en Huesca y fue el principio de una notable caída en su rendimiento. A su bajón se unió la pasada campaña la cesión de Rafinha Alcántara y con el brasileño moviéndose por el costado derecho de la medular céltica, Brais quedó relegado al papel de suplente tanto con Fran Escribá como con Óscar García.

Cuando Coudet aterrizó en Vigo el pasado mes de noviembre, el jugador de Mos sumaba dos titularidades esta temporada. El cambio ha sido radical y con el Chacho no solo ha visto puerta en cinco ocasiones, sino que ha firmado un pleno de presencias en el once inicial y solo ha dejado de disputar 27 minutos. Esa continuidad sufrirá un paréntesis la próxima jornada dado que el ‘23’ cumplirá ciclo de amonestaciones contra el Valencia. Su baja la suplirá el argentino Augusto Solari.

A sus 24 años, las opciones de que Brais se haga un hueco en la lista de España para la Eurocopa de este verano son más que remotas. No obstante, de mantener su nivel actual, no se puede descartar que a medio plazo regrese a la Selección. Se trata de un jugador del agrado de Luis Enrique y que entró con el pie derecho en La Roja, marcando el gol de la victoria contra Bosnia en la que por el momento ha sido su única internacionalidad absoluta.