BLANQUIVIOLETAS POR EL MUNDO EN AS | ANUAR

Anuar: "La sangre blanquivioleta corre por mis venas"

El canterano del Real Valladolid no se olvida de su equipo del alma mientras sueña y pelea por ganar un título con el APOEL Nicosia chipriota.

Valladolid
Anuar: "La sangre blanquivioleta corre por mis venas"

Después de llegar con 13 años a la Residencia de Jóvenes Jugadores y de teñir su sangre de blanquivioleta, Anuar Tuhami salió hace un año a Grecia en busca de nuevas experiencias. Esta temporada decidió repetir y salir a Chipre, firmando por el APOEL Nicosia, el club más importante del país, y en el que se encuentra completamente integrado.

"La adaptación fue muy rápido. Nada más llegar empecé a jugar en Liga y en la Europa League y ganamos los dos partidos", recuerda. Sin embargo, con el paso de las semanas, y sobre todo después de la eliminación en la competición europea, en la cuarta ronda, después de ser mejores y de caer con un penalti en el último minuto, el equipo fue empeorando. "Fue un mazazo psicológico que nos hizo mucho daño. A partir de ahí todo fue a peor", explica Anuar.

En lo personal, a esa situación se le sumó una lesión, de la que por suerte ya está recuperado. En un encuentro, recibió "un golpe muy, muy fuerte en el cuádriceps", que le provocó un hematoma "muy contundente" que le provocaba "un dolor horrible" y que no remitió con el paso de los días, como suele suceder. En cualquier caso, "eso ya queda en el olvido", narra, y ya ha podido volver a la disciplina del equipo.

El objetivo del APOEL, en adelante, es claro, "pensar en mejorar" en los últimos partidos de la primera fase para intentar meterse en el playoff por el título. De la misma manera, el ceutí destaca que la Copa es otro "reto súper importante", por el que los de Nicosia intentarán luchar. "Mi objetivo al llegar era ser campeón de Liga, aunque se ha complicado. Me haría mucha ilusión ganar un título con APOEL. Es por lo que vine y vamos a dar guerra", promete el mediocentro, que valora el fútbol chipriota como "bastante físico" y donde "nadie te regala nada".

La vida tranquila de Nicosia y la selección

Precisamente esa grandeza y ese ansia de títulos llevaron a Anuar a apostar por el APOEL, "un equipo con un nombre y una historia importantes; un equipo ganador y campeón que siempre aspira a ganarlo todo y a ir a Europa". Cuenta, además, con una afición "increíble, que apoya a muerte al equipo", aunque de esto no ha podido disfrutar Anuar en directo debido a las restricciones provocadas por la pandemia. "Por lo que he podido ver en vídeos, es una locura cómo viven el fútbol. Es una pena no poder disfrutarlo", lamenta el centrocampista.

Y es que la COVID-19 también tiene incidencia en Chipre, también en la vida diaria. Esta es "muy tranquila, porque por las circunstancias sanitarias no hay mucho ambiente", según percibe Anuar. "Hay restricciones y no se sale mucho", añade el ceutí, que ya vivió el confinamiento de la primavera de 2020 en Grecia.

Con estas dos experiencias en el extranjero, Anuar ha buscado crecer y acumular vivencias que, por qué no, puedan llevarle de nuevo con la selección de Marruecos. "Yo trabajo cada semana para intentar llamar la atención del seleccionador. Es una selección que está creciendo muchísimo en los últimos años, con grandísimos jugadores que quieren estar en el próximo Mundial. Para mí sería algo súper bonito estar", destaca el ceutí.

"Con gente como Toni, el Pucela nunca puede ir mal"

Desde la lontananza, el canterano del Real Valladolid sigue "a muerte" con sus excompañeros. Sabe que "la primera no es nada fácil" y que los blanquivioletas "no están sacando buenos resultados últimamente", pero desea que lo hagan pronto, ya que "es importante mantenerse en Primera, y el Real Valladolid tiene que estar ahí sí o sí".

De hecho, Anuar confía en que suceda así: "Espero que el equipo empiece a coger confianza y a crecer. En el pasado vivimos también situaciones muy difíciles, se decía también que teníamos un pie en Segunda, pero este equipo tiene la capacidad de resurgir en esos momentos complicados. Estoy seguro de que lo vamos a ver".

En ello espera que tenga que ver su "gran amigo", Toni Villa, a quien le tiene "mucho cariño" y le desea "todo lo mejor". Suelen hablar, como vienen haciendo desde que el destino le separó, y cree el ceutí que el murciano "es el primero que no está feliz con la situación del equipo". Sin embargo, a su juicio, "Toni siempre aporta muchísimas cosas y ama al Real Valladolid", cree el mediocentro, que lo tiene claro: "Con gente así, el Pucela nunca puede ir a peor".

Mirando al futuro, lo cierto es que Anuar Tuhami todavía tiene contrato para la próxima temporada y sigue queriendo "defender esa camiseta en Primera" y cree que "podría aportar". Eso sí, querría volver para sentirse "importante", como en sus últimas experiencias, o por lo menos para seguir "creciendo como jugador", como hizo en Grecia y ahora en Chipre. En cualquier caso, no duda: "La sangre blanquivioleta corre por mis venas, desde que llegué a Valladolid a los 13 años. Siempre voy a amar al Real Valladolid". Aunque el fútbol, como durante el último año, le lleve lejos.