BARCELONA

Las insólitas cláusulas del contrato de Messi

Para especialistas en deporte, puntos como la prima de fidelidad de 66,2 millones, la bonificación por partidos jugados o la opción escapatoria en caso de independencia son muy poco habituales.

Dentro de la magnitud de la cifras del contrato de Messi con el Barça firmado a finales de 2017 y que desveló el diario El Mundo destacan una serie de cláusulas, bonos y extras que llaman la atención dentro del mundo de los especialistas en este tipo de contratos.

Las cláusulas variables en los contratos profesionales de deportistas son habituales, pero en el caso de Messi llaman la atención.

Así por ejemplo, Bartomeu le firmó a Messi una cláusula de fidelidad de 66.249 462 euros que el argentino debe de cobrar cuando se vaya del Barça como premio a su permanencia en el club. Esta cantidad se incluyó por contrato después de que tanto Xavi Hernández como Andrés Iniesta cobraran una cantidad (mucho menor) cuando decidieron dejar el club blaugrana para irse uno a Qatar y el otro a Japón.

También destaca la cláusula de los bonus por partidos jugados del argentino. Si juega el 60% de los partidos percibe como extra 1.168.964. Lo curioso es que en la caso de Messi se considera “partido jugado” aquel en el que haya disputado al menos 45 minutos cuando en otros casos de la misma plantilla se cuentan por 60 minutos. Además, se contará como partido jugado aquellos en los que el futbolista no pueda disputar por culpa de una lesión.

También llama poderosamente la atención la cláusula de la independencia. Teniendo en cuenta que el contrato se firmó entre noviembre y diciembre del 2017, dos meses después del referéndum del 1 de Octubre, y que la situación política en Catalunya era muy incierta, el Barcelona y Messi pactaron que en el caso de producirse la independencia, el jugador podía desvincularse del club de manera unilateral.

Todo eso después de haber firmado una prima de renovación de 97.941.250€. Este tipo de bonos son habituales, pero el de Messi triplica el que se pagó a Neymar (30 millones) justo antes de que el brasileño se fuera al PSG.

Otro de los puntos insólitos del contrato es en el que se detalla que el Barcelona seguirá pagando el contrato a Messi en el caso de que el futbolista se declare en rebeldía con su selección o que sea sancionado por la FIFA. Es decir, si le pasara lo que le ocurrió a Luis Suárez con Uruguay tras morder a Chiellini y ser sancionado, esta suspensión no acarrearía menoscabo económico para el futbolista.

En la Champions League, Messi también se asegura un dinero por participar y por pasar ronda. Sólo por clasificarse para la Champions percibe 1.656.034€ por temporada. En el caso de que el Barça supere al París Saint-Germain en los octavos Messi cobrará 1.419.458€. En el caso de ganar la final, el premio para Messi sería de 3.548.644€. La Copa, en cambio se valora ‘sólo’ en 104.372€.

Conmoción con la noticia

La publicación de las cifras del contrato de Messi han causado en Barcelona una enorme conmoción. De entrada, porque esta publicación llega en plena campaña electoral y con un ambiente social muy tenso en la entidad. Desde dentro del Barcelona, dirigido por una gestora, no se valora de momento hacer ninguna valoración oficial ante esta información, aunque reconocen que este escenario no favorece en nada la tranquilidad de la entidad.

Por su parte, desde el entorno de Messi se guarda silencio aunque no esconden su incomodidad por la publicación de un documento que sólo podían tener cuatro partes. Una es el club, la otra es la parte del jugador (de la que no ha salido nada), la tercera es el despacho de abogados que redactó el contrato y la cuarta es LaLiga.

Orfeo Suárez, jefe de deportes de El Mundo y uno de los autores de la información declaró en El Suplement de Catalunya Ràdio que “sin poder citar las fuentes como es obvio, lo que sí puedo asegurar es que este contrato no nos ha llegado por parte de LaLiga”.