BARCELONA 4-1 REAL MADRID

La clásica goleada

Baño azulgrana en la primera parte, con goles de Alexia, Jenni y Oshoala. La segunda parte dejó a ambos equipos con diez jugadoras entre polémica.

El Barça es mucho Barça para este Real Madrid. El equipo azulgrana se acogió a un clásico e impuso su fuerza con experiencia y más picardía que su rival para reforzar su intratable liderato. Puso voluntad y juego vistoso el Madrid. Pero le faltó una pegada que sobra en el conjunto dirigido por Lluís Cortés.

La ilusión madridista se esfumó en un chasquido o, mejor dicho, en un cañonazo de Alexia. La mediocentro se vistió de goleadora centenaria con el Barça para frenar con una jugada de estrategia cualquier aire de grandeza en el Madrid. Su disparo por toda la escuadra dejaba por el camino a un equipo blanco que prometía, pero no sentenciaba.

Sin reacción inmediata, el Madrid pecó de paciente ante un Barça que no perdonó y aprovechó la velocidad de Oshoala y Graham Hansen para atar en corto el marcador. Primero, la nigeriana cabalgó por la banda zurda y encaró a una Misa cuyo rechace aprovechó Jenni Hermoso, muy atenta en el segundo palo. A la madrileña le acompañó antes del descanso Oshoala, que hizo bueno un centro y jugada de Graham por la derecha.

Dos expulsiones y un penalti para cerrar el partido

El paso por los vestuarios puso en escena a un Real Madrid con más confianza. Aznar logró despertar a Jakobsson, que se pasó de rosca con dos fuera de juego pitados nada más reanudarse el partido. Mientras, el Barça estampó el cuarto en el larguero mediante Oshoala, que le dio la vuelta a su suerte poco después con un gol de rebote tras despeje de Ivana.

El infortunio se alineó por un momento contra el Madrid, que se quedó con una menos tras la expulsión de una desacertada Misa, que atajó con la mano un balón fuera del área. La inferioridad numérica se equiparó con polémica, después de una expulsión muy dudosa de Mapi León tras un contacto en el área con Jakobsson. La árbitra pitó penalti, ganándose las protestas del Barça tras el partido. Y, Olga transformó con honor e historia la pena máxima para cerrar un partido que deja al Madrid sin margen para pensar en su sueño europeo.

Con el Barça asentado en la primera posición de la clasificación, la derrota pone a las blancas en igualdad de puntos con varios de sus rivales directos por Europa (Atlético y Levante), a falta de que aún jueguen las granotas y teniendo en cuenta que aún quedan varios partidos aplazados por disputar. Empieza la segunda vuelta de manera ardiente para el equipo madridista, aunque el resultado en el Johan Cruyff era muy esperado. El Barça no tiene rival en esta Liga...